El viernes pasado, un vuelo con destino a la Isla de Rapa Nui debía aterrizar con 305 pasajeros. Sin embargo, debido a manifestaciones en el aeropuerto Mataveri, este se tuvo que suspender dejando preocupación en las autoridades del lugar, pues entre los pasajeros se encontraban dos técnicos que debían revisar la plan de energía y el 65% de los profesores de la comuna.

A raíz de esto, se prevé un posible corte de luz masivo y el retorno a clases se postergó indefinidamente, ya que se desconoce cuándo podrá realizarse nuevamente este vuelo. Las manifestaciones en la pista Mataveri se iniciaron debido a que los residentes del lugar, rechazan la llegada de continentales que no tengan domicilio en la isla y que no mantengan vínculos familiares con los rapanuís, pues cuestionan la habilitación que se les dio para llegar al lugar y aseguran que Rapa Nui no tiene como recibir más gente.

El vuelo era el séptimo del programa «retorno seguro», el cual es organizado por el municipio pascuense con el fin de juntar a las familias residentes que se separaron por la pandemia y renovar los periodos de trabajo de los funcionarios públicos. Sin embargo, los grupos manifestantes argumentan que estos vuelos están llevando turistas y no familiares o trabajadores. Rapa Nui, actualmente se encuentra en estado de latencia, lo que significa que no se debería recibir a más gente.

«Cuando se declara este estado, se supone que no se podría contratar a más gente o que vengas más personas porque la capacidad no daría (…) que no se malentienda, no es que no queramos recibir continentales, pero tenemos una población flotante que no debería estar acá porque no podemos mantenerlos», aseveró Ana Pakarati, una de las voceras de la manifestación.

Por otra parte, el alcalde de la comuna, Pedro Edmunds Paoa aseguró que el 65% de los pasajeros de este vuelo son docentes y asistentes de educación con sus familias, quienes trabajan en los cuatro colegios y cuatro jardines infantiles que hay en la Isla. Esto, generó que el ingreso a clases que estaba programado para el 2 de marzo, se suspendiera.

«Muchas tienen los dos apellidos continentales, pero eso pasa con gente rapanuí. Eso es un poco de xenofobia y es inaceptable. Un profesor viene a enseñar a nuestros hijos y tiene todo el derecho a traer a sus hijos». Alcalde Pedro Edmunds «Para determinar la nueva fecha de inicio de clases es primordial saber cuándo llegará el nuevo vuelo con la dotación de funcionarios», explicaron desde el Departamento de Administración de la Educación Municipal de la isla, consigna Emol.

Además, el alcalde detalló que en los vuelos hay funcionarios de la Armada, Poder Judicial y otras instituciones públicas, incluyendo a los dos trabajadores que debían revisar la planta de energía y realizar las mantenciones. El presidente de la Sociedad Agrícola y Servicios de Isla de Pascua, Miguel Flores aseguró que existe un riesgo de blackout por falta de técnicos que revisen las plantas de energía, lo cual podría afectar al suministro de agua. Sin embargo, se descarta que estas posibles situaciones afecten a la cadena de frío de las vacunas que hay en el lugar.


Mesas de trabajo

Durante la jornada de hoy, el alcalde Edmunds se reunirá con los representantes de las protestas, quienes reclaman que se debe entregar una lista con los pasajeros del nuevo vuelo, así para comprobar que todos arriban con fines de trabajo o familiares. Además, solicitan la modificación del plan Pro Empleo y un subsidio para un puente aéreo y marítimo que aminore los precios de los productos y servicios en la isla. } Esta reunión será de «puertas abiertas», ya que los rapanuís aseguran que es necesario que se respete el estado de latencia y que se deje de contratar y habilitar gente si la isla no da a basto para recibir a más personas, consigna Emol.

Además, sostienen que la llegada de los continentales puede producir contagios de covid-19, los cuales se han detenido por 300 días en la comuna. Sobre esto, el alcalde recalcó que no se está vulnerando la Ley 21.070, la cual restringe el derecho a viajar a los no residentes de Rapa Nui y a los rapanuís. «Muchas tienen los dos apellidos continentales, pero eso pasa con gente rapanuí. Eso es un poco de xenofobia y es inaceptable. Un profesor viene a enseñar a nuestros hijos y tiene todo el derecho a traer a sus hijos», enfatizó el alcalde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *