Las elecciones municipales están a pocos días de realizarse y una de las municipalidades del país y la región que concentrará más atención es la de Viña del Mar. Tras la inevitable salida de la alcaldesa Virginia Reginato, que ahora es candidata a concejala, la ciudad jardín se enfrenta a una decisión difícil, con una importante cantidad de opciones.

Los tres bloques políticos tradicionales: Chile Vamos, la Unidad Constituyente y el Frente Amplio presentan sus opciones, con distintos énfasis y enfoques. Una exdiputada, una concejala y una militante de Revolución democrática, se disputarán la continuidad o la alternancia de la administración municipal.

Chile Vamos pasó por un proceso complicado para dar con el nombre de Andrea Molina, pero luego de zanjar su nombre han presentado un frente unido para apoyar su opción, buscando mantener a la centro derecha en la administración comunal.

Inicialmente hubo hasta cinco opciones presentadas por los partidos, pero fue finalmente la directiva nacional de la UDI la que propuso el nombre de la exdiputada del que era el distrito 10 de la región de Valparaíso. Pese a que aparece como la carta del bloque para suceder a Virginia Reginato, en su proclamación reconoció que buscaría una gestión más trasparente de la casa consistorial.

De hecho, en su campaña ha realizado una encuesta para elaborar su programa comunal en la que, según indica, participaron 12 mil personas. La candidata de Chile Vamos, Andrea Molina, señaló cuáles son los énfasis de su postulación, elaborados en conjunto con la ciudadanía.

La gestión actual de Reginato ha tenido pocas voces más opositoras que la candidata y concejala del PPD, Marcela Varas, quien formó parte de la acusación de notable abandono de deberes. Mencionar su oposición no es gratuito, uno de los primeros puntos que indica dentro de su programa comunal es comprometer más transparencia, consigna BioBioChile.

Incluso dijo que eliminará el cargo de jefa de gabinete, porque se ha prestado en Viña del Mar para la duplicidad de representación en la toma de decisiones en la comuna. También dijo que presentarán el estado de las cuentas municipales, indicando que el déficit que se ha informado necesita mayor aclaración.

La concejala Marcela Varas señaló que la limpieza, la revisión de concesiones y la iluminación de la comuna están en sus prioridades.

Desde el Frente Amplio, la opción que venció en las únicas primarias legales realizadas en la comuna es Macarena Ripamonti, quien dijo que hacer un programa comunal es difícil cuando la información actual de la municipalidad no está transparentada.

De hecho, calificó como “conservadoras” sus propuestas y dijo que están evitando realizar promesas difíciles de cumplir que puedan frustrar y genera falsas expectativas en los votantes.

El diagnóstico para la licenciada en Derecho es que Viña del Mar se ha deteriorado, por lo que la idea de disputar la alcaldía tiene que ver con recuperar elementos de la ciudad jardín, que la conviertan en una comuna modelo.

Macarena y las otras opciones, realizaron compromisos en materia de aumentar áreas verdes, el desarrollo del deporte, potenciar la cultura y el polo del turismo y facilitar la inversión.

Otros candidatos a Viña del mar son el representante de Unión Patriótica, Jorge Estay; la conocida rostro televisivo Marlene Olivarí; el ex seremi de economía del gobierno de Michelle Bachelet, Aland Tapia; la abogada y ganadora de las primarias ciudadanas, Paula Arriagada; el ex capitán de Puerto y Gobernador Marítimo de Valparaíso, Rodrigo Vattuone.

Además, se cuenta el representante de la llamada “alcaldía territorial” y vocero del centro cultural “La Mandrágora”, Cristián Mayorga, y el candidato independiente, Jorge Escudero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *