El presidente del consejo directivo del Servicio Electoral, Patricio Santamaría, confirmó que el órgano trabaja para habilitar el voto anticipado desde las próximas elecciones de constituyentes, quienes integrarán la Convención que redactará la próxima carta fundamental.

Si bien Santamaría aún valora la alta participación en el Plebiscito Constitucional del domingo, este nuevo sistema respondería a la eventual abstención en el proceso de trabajadores de la minería, entre otros ciudadanos que no pueden concurrir a una sola jornada de votación.

«El Presidente (Sebastián Piñera) se comprometió conmigo y con el consejo a que, a partir de la elección del 11 de abril, y toda la seguidilla de elecciones del 2021, las personas van a poder votar, por ejemplo, con el voto anticipado», afirmó en Lo que Queda del Día, planteando que «éste permite que en aquellas faenas donde hay turnos, las personas puedan elegir la posibilidad de votar antes, habiendo un espacio que uno ve en Estados Unidos y otros países que hoy tienen esa posibilidad».

Por otro lado, el Servel también propuso que para los comicios del próximo año se sume «un móvil que nos permita pensar en el voto a domicilio», como planteó inicialmente en respuesta a la pandemia, que afectaría el Plebiscito de ayer, pues «mi ánimo siempre fue hacer participar y permitir el ejercicio del derecho a sufragio a todas las personas», consigna Cooperativa.

«Ahí es posible que, por ejemplo, con voto anticipado y con la posibilidad de la urna móvil, puedan votar las personas privadas de libertad, y las personas que están en centros de salud. Entonces tenemos opciones que creo que van a ir en esa línea», explicó.

LAS OPCIONES DESCARTADAS

Por otro lado, Santamaría fue crítico de legalizar el voto postal, que por estos días está siendo cuestionado también en EE.UU: «hay votos que se pierden, votos que no llegan, pero lo importante es que vamos a dejar de tener exclusivamente el voto presencial, que limita a estos grupos de personas muy importantes el poder ejercer su derecho a sufragio».

De la misma forma afirmó que «no soy amigo del voto electrónico» para ampliar la participación en futuros comicios, aunque lo diferenció del voto por Internet, que se caracteriza por su uso en consultas, y no en elecciones generales.

En el caso del voto electrónico, el presidente del consejo del Servel sostuvo que «lo único que cambia es que, en vez de haber cinco ciudadanos o ciudadanas, y humanizar un proceso relevante de delegación de soberanía, como es una elección, lo cambia por una máquina, y el lápiz de pasta azul o grafito y el papel por pulsar un botón».

«Hoy día el voto electrónico implicaría al menos tener un conocimiento de informática, y además los fraudes se hacen por miles, porque es cuestión de hackear el sistema -cosa que ha pasado en últimas elecciones, sin ir más lejos el caso de Bolivia-, y todo lo que genera es algo que muestra que no es un voto seguro», insistió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *