Sernapesca combate pesca ilegal de la merluza con plan especial de fiscalización

Un plan especial de fiscalización pesquera de la Merluza común, focalizado de acuerdo a los comportamientos de riesgo de los agentes (pescadores, tran

Un plan especial de fiscalización pesquera de la Merluza común, focalizado de acuerdo a los comportamientos de riesgo de los agentes (pescadores, transportistas, comercializadores, etc.), lleva a cabo el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura, Sernapesca. Esta pesquería fue declarada por la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura en estado de sobreexplotación y corre un serio riesgo de agotamiento.

Así lo explicó el Director Nacional de Sernapesca, Juan Luis Ansoleaga, quien agregó que debido a esta crítica situación, la cuota global autorizada disminuyó de 40 mil a 19 mil toneladas para este 2014. “En este escenario era esperable que aumentase la extracción y comercialización ilegal del recurso, por lo que se hizo necesario aplicar un Plan Especial de Fiscalización, que permitiera resguardar su sustentabilidad”.

RECURSO EMBLEMÁTICO

La merluza es un recurso de alta demanda entre las regiones de Coquimbo y Los Ríos, donde ocurre un intenso tráfico interregional, por lo que el Plan de Fiscalización de la Merluza Común se enfoca en el aumento de controles carreteros en toda esta área además de una mayor fiscalización en puntos de extracción y desembarque.

Entre enero y abril se ejecutaron más de 3 mil 600 actividades de fiscalización, cursado más de 90 citaciones, de las cuales un 69% corresponden a infracciones por falta de acreditación de origen legal y un 29% por pescar merluza sin tener la autorización para trabajar sobre el recurso, incautando más de 79 toneladas.

El plan de fiscalización de la merluza común se trabaja bajo el enfoque de riesgos, focalizando los esfuerzos de fiscalización en aquellos agentes que tienen mayor probabilidad de cometer infracciones. Además, incluye lo que se denomina fiscalización preventiva, lo cual considera acciones de difusión para dar a conocer entre los armadores artesanales e industriales, transportistas y comercializadores, el estado de la merluza común y el peligro de agotamiento, la cuota disponible, las vedas y la importancia de informar y acreditar los desembarques.

“Este plan de fiscalización ha permitido poner en práctica un enfoque más exhaustivo en aquellos sectores que tienen mayor probabilidad de vulnerar la norma en base a conductas y perfiles de riesgo, así como la intensificación del trabajo con otros Servicios y Policías. Además, se ha podido evaluar la efectividad de algunas medidas de la actual Ley General de Pesca y Acuicultura, para poder levantar observaciones y proponer correcciones. Uno de los mejores ejemplos es que actualmente la Ley indica que el producto incautado queda en poder del infractor en calidad de depositario provisional, lo que le da la oportunidad de comercializarlo aunque deba dar cuenta de ellos al declarar en tribunales”, explica Soledad Tapia Almonacid, Subdirectora de Pesquerías.

En el marco de este plan especial, Sernapesca desarrolló un protocolo interregional de fiscalización, donde las principales regiones donde se extrae la merluza (Biobío, Maule y Valparaíso) reportan la cantidad de toneladas visadas para que sean inspeccionadas en destino, ya que una de las faltas más recurrentes es que se transporte una cantidad mayor a la acreditada.

“Este método probó su efectividad durante Semana Santa, donde se realizó la mayor parte de las incautaciones de este año, y sin lugar a dudas, seguiremos obteniendo resultados durante todo el año”, explicó Tapia, quien agregó que el Plan Especial de Fiscalización tiene como segundo hito importante la veda biológica de la merluza común que regirá durante el mes de septiembre.

TERMINAL PESQUERO METROPOLITANO

Respecto a algunas estimaciones difundidas a través de la prensa, donde se informa que la merluza ilegal triplicaría la cuota autorizada, el Director Nacional indicó que sólo en lo que va del 2014, Sernapesca ha cursado 46 citaciones en el Terminal Pesquero Metropolitano (TPM), 18 de las cuales corresponden a Merluza común, con un total de 16,4 toneladas incautadas.

“La infracción más frecuente es que los agentes acreditan sólo una parte de la carga, dejando otra parte sin acreditación de origen legal, esto ocurre en el 38% de los casos. También se han detectado intentos de reutilizar los documentos tributarios, o bien por no presentar ningún documento que acredite el origen legal de los recursos”.

La Directora Regional de Sernapesca Metropolitana, Ivonne Claveriè, señaló por su parte que esta oficina “mantiene un registro de todos los actores del TPM, catastro de placas patentes para el cruce de datos, un listado de los vehículos con mayor número de infracciones, y contrasta permanentemente los datos de los locatarios, con los remitentes del recurso merluza común, entre otras medidas”.

Respecto a lo informado por algunos medios, señalando que diariamente ingresan 60 toneladas de merluza al Terminal Pesquero, Claveriè indicó que “la información estadística oficial, cotejada además con los datos de la propia administración del TPM, indican que el ingreso promedio es de 26 toneladas de merluza, y eso considerando el período de semana santa, donde se alcanza un peak de 45 toneladas diarias durante el mes de abril”.

El resto de los meses esta cifra desciende significativamente, hasta llegar a las 162 toneladas que ingresaron en enero (6 toneladas diarias) o las 401 toneladas de febrero (16,7 toneladas diarias).

No obstante lo anterior, “el Servicio está ocupándose de establecer mejores y más efectivas estrategias de fiscalización, dado que comparte la preocupación de muchos actores y la propia ciudadanía respecto a la conservación de este recurso”, concluyó Ansoleaga.

COMMENTS