Tras años de disputas judiciales entre vecinos del Barrio O´´Higgins, quienes se han manifestado desde sus inicios, en contra del proyecto inmobiliario que se pretende emplazar en dependencias del Parque Pümpin en Valparaíso, el senador por la región de Valparaíso, Ricardo Lagos Weber valoró el acercamiento a través del proceso de conciliación que se ha establecido entre el municipio porteño y la empresa dueña del proyecto, Puerto Spa, quien en su última audiencia de conciliación en la tercera sala del Tribunal Supremo aceptó reducir de 23 a 15 torres el proyecto y establecer en comodato dependencias del parque al municipio, como propuesta previa a la decisión final del máximo tribunal, la cual deberá ser ratificada o rechazada por el concejo municipal de Valparaíso, antes de concretarse la próxima audiencia judicial del próximo 5 de agosto.

Al respecto, el parlamentario añadió que, junto con esperar lo que resuelva el municipio porteño en su concejo, es fundamental que se respete la decisión final de los propios vecinos del sector. «Tras años de disputas judiciales entre el municipio de Valparaíso, los vecinos del Barrio O’Higgins y la empresa inmobiliaria a cargo del proyecto que pretende construir 23 torres de altura en terrenos del Parque Pümpin, las partes involucradas han podido acercarse para conversar y establecer sus puntos de vista. Pero más allá, de si el municipio considera o no la propuesta alternativa de 15 torres que propone la inmobiliaria, acá lo más importante es que el municipio escuche y respalde en su concejo la opinión de los vecinos”, apuntó.

En este sentido, Lagos Weber adelantó que en los próximos días, sostendrá una reunión con la comunidad, para efectos de definir la postura definitiva de los vecinos, respecto al futuro de este proyecto inmobiliario en la zona. “Hemos trabajado durante años con los vecinos del Barrio O’Higgins, quienes desde un comienzo se han opuesto a este proyecto porque consideran que afectaría su calidad de vida y el entorno del sector. En la reunión que tendremos junto a ellos en los próximos días, sabremos si la comunidad acepta o no la propuesta de la empresa y si están o no disponibles para un consenso. Lo fundamental, es que no se pase por alto lo que decidan los vecinos del Barrio O’Higgins».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *