La Isla de Pascua (Rapa Nui en su idioma local) permanece libre de covid-19 desde hace meses, pero la pandemia impidió que los turistas pudieran acudir este año a celebrar su fiesta más importante, la Tapati, que concluye este viernes sin visitantes foráneos por primera vez en 53 años.

La Tapati Rapa Nui, considerada la mayor celebración de la Polinesia, reúne a la comunidad en torno a ritos, tradiciones y competencias deportivas que buscan mantener viva la cultura local y rendir tributo a los ancestros, y cada año aglutina a miles de turistas de todo el mundo.

Con la isla cerrada a los visitantes desde marzo de 2020 debido a la pandemia, la Tapati vivió esta semana su primera versión sin turistas desde su inicio, en 1968, haciendo de la celebración de este año una propuesta para reunificar a las familia rapanui en torno al legado ancestral de la isla.

“Esta es una Tapati muy especial porque por primera vez en 53 años es solamente para nosotros. Pudimos reencontrarnos entre las familias y volver a ver esas caras que antes no se distinguían entre la presencia de los huéspedes y visitantes. Ha sido muy lindo ver a las familias gozando de esta actividad única en el planeta”, dijo el alcalde de Rapa Nui, Pedro Edmunds Paoa, según un comunicado oficial, consigna EFE.

Para el presidente del Consejo de Ancianos de la isla, Carlos Edmunds Paoa, esta Tapati pasará a la historia porque logró reunir a los 36 clanes en torno a su herencia ancestral en momento en que la isla está próxima a iniciar el proceso de vacunación que permitirá la reapertura.

Sin covid-19, sin turistas

A raíz de la pandemia, el pueblo rapanui tomó sus propias medidas contra el coronavirus y por iniciativa de Pedro Edmunds practicó como forma de cuarentena el “tapu”, un método ancestral que se basa en la convivencia y en el respeto a las normas de la naturaleza, logrando que la isla se encuentre en estos momentos libre de covid-19.

El alcalde también determinó mantener el aeropuerto cerrado a los visitantes, medida que sigue vigente, y la economía se resiente tras casi un año sin recibir turistas, que son el motor de la actividad económica de la isla, por lo que desde la Municipalidad reclaman ayudas al Gobierno chileno.

La llegada este jueves de un cargamento de 1.200 dosis de la vacuna contra la covid-19 del laboratorio Sinovac abre la esperanza de una pronta reapertura.

“Estamos muy contentos porque se inicia en Rapa Nui todo un proceso que no sabemos cuánto va a extenderse, pero que nos hace pensar que antes de que llegue el fin del primer semestre el 80 % de la comunidad debería estar vacunada. Esto nos permite ver una luz de esperanza para empezar a planificar el futuro”, dijo este jueves Pedro Edmunds al recibir las dosis de la vacuna.

Las actividades

Tapati Rapa Nui significa “Semana de Rapa Nui” en el idioma local, aunque acostumbra a celebrarse durante 15 días, salvo este año que se redujo en casi la mitad del tiempo por la pandemia, lo que no impidió hacer partícipes a sus cerca de 8.000 habitantes en las distintas actividades desde que diera comienzo el pasado 28 de enero.

Los festejos concluyen esta jornada con la presentación de los ganadores de todas las categorías de las competiciones celebradas, tanto deportivas, como artesanales y de conjuntos de baile.

Entre las actividades deportivas se encuentra el triatlón Tau’a Rapa Nui, que mezcla dos pruebas acuáticas, el “Vaka ama”, remo sobre pequeñas balsas construidas en totora (una especie de juncos); y el nado con pora (una especie de tabla ovalada flotante, de menor tamaño que las balsas pero del mismo material).

A estas pruebas se suma el “Aka venga”, una prueba en la que los participantes deben correr con dos cabezas de plátano unidas por la espalda.

La otra gran competencia deportiva es el canotaje polinésico Hoe Vaka, en la que participaron hombres y mujeres en distintas categorías y en formato tanto individual como grupal de hasta seis personas.

Una de las actividades habituales de la jornada de clausura es la coronación de la Reina de la Tapati, que este año se suspendió debido a la reducción de jornadas que sufrió la festividad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *