z-wellness-ad2

  • Aceite de rosa mosqueta

La aromaterapeuta y especialista en cosmetología natural Andrea Canaval (www.goodproducts.cl) explica que el aceite de rosa mosqueta es un gran hidratante para la piel, ya que contiene ácidos grasos esenciales que actúan en las membranas celulares. Estos componentes estimulan la producción de elastina y turgencia de la piel, mejoran su elasticidad y evitan la pérdida de agua.

Después del sol: Luego de una ducha aplicar unas gotas de aceite en la crema de cuerpo que se usa a diario y esparcir sobre la piel.

Componentes: Contiene vitaminas A, C y E.

Características: Este aceite es capaz de penetrar en las capas más internas de la piel, por lo que actúa desde la raíz contra manchas, cicatrices y arrugas. Estimula la producción de colágeno y es un excelente protector de los rayos UVA.

Al momento de comprarlo: Lo ideal es que el aceite sea de primera prensión y ojalá orgánico, que al no estar refinado carece de químicos.

Aceite de almendras

Es un poderoso hidratante para la piel, ya que posee ácidos grasos que refuerzan la estructura de las membranas celulares y así se retiene mejor el agua, explica la aromaterapeuta Anne Kirschfink (ambararomaterapia.cl).

Después del sol: Se recomienda aplicarlo directamente sobre la piel, ya seca, después de la ducha. Para aumentar el efecto hidratante puede combinarse con el aceite de sándalo, el que también hidrata de manera profunda. La dosificación sería: 50 ml aceite de almendras mezclado con 7 gotas de aceite de sándalo. Y para el pelo, un buen tratamiento es aplicar aceite de almendras en la cabellera durante 30 minutos y luego lavarlo.

Componentes: Uno de sus principales componentes es la vitamina E, poderoso antioxidante muy conocido por su efecto antiarrugas, por aliviar problemas de la piel como dermatitis, leves inflamaciones, estrías rojas y leves quemaduras por el sol.

Contraindicaciones: No usar si se tiene alergia a los frutos secos.

  • Aloe vera

La cosmetóloga Mónica Böhmer (medsthetik.cl) explica que la planta de aloe vera es una de las más usadas para tratamientos hidratantes después del sol. No solo es capaz de suavizar, calmar e hidratar la piel, sino que es un gran regenerador celular, cicatrizante y tonificador.

Después del sol: Regenera y calma, y ayuda a terminar con el efecto de calor que se produce tras la exposición al sol. Evita la aparición de ampollas, descamación y contribuye a mantener el tono de la piel. Al ser rico en propiedades hidratantes, ayuda a eliminar las células muertas y ofrece protección contra los rayos ultravioleta, protegiendo la dermis de quemaduras solares. Su aplicación es muy sencilla: retirar las espinas antes de manipular la hoja. Cortar una hoja por la mitad y colocar la parte interna con la pulpa sobre la zona a tratar. La hoja se va presionando sobre la zona como si fuera un pomo para exprimir y extraer el contenido.

Componentes: Recién a los tres años de vida la planta está al máximo de su contenido nutricional. Posee vitaminas B1, B2, B3, B6, aminoácidos, magnesio, hierro, enzimas, potasio y vitaminas C y E.

Mascarillas postsolares de aloe para el rostro

1. Para hidratar, refrescar y regenerar: abrir la hoja y retirar el contenido de pulpa. Colocar la pulpa sobre un recipiente y mezclar con gotas de limón. Aplicar la mezcla en cara y cuello con movimientos circulares. Dejar actuar 20 minutos y retirar con agua fría.

2. Para revitalizar y nutrir: mezclar la pulpa con pepino, leche y miel en una licuadora hasta dar una consistencia cremosa. Aplicar sobre el rostro limpio por 20 minutos. Retirar con agua tibia.

  • Aceite de coco

La cosmetóloga y naturópata Svetlana Raylan (organicbeauty.cl) explica que las propiedades del aceite de coco, además de hidratar la piel, ayudan a reforzar su barrera lipídica natural, logrando que la piel conserve su humedad por más tiempo.

Después del sol: Si se ha pasado tiempo al sol, puede aplicarlo directamente sobre la piel. Y si consumimos aceite de coco, la piel se fortalece y se hace más resistente y menos propensa a sufrir quemaduras solares. Para el pelo se puede aplicar el aceite desde la raíz a las puntas y dejar actuar como una mascarilla entre 20 y 30 minutos. Luego, el cabello debe lavarse con un champú suave.

Componentes: Uno de sus principales componentes es el ácido láurico, un potente omega que ayuda a mejorar el sistema inmunitario en la piel. A su vez, es rico en vitamina E, gran antioxidante que ayuda a prevenir el envejecimiento prematuro de la piel.

Powered by WPeMatico