La comisión unida de Hacienda y Trabajo del Senado aprobó en general el proyecto de ley del Gobierno para un retiro de ahorros previsionales, con limitaciones y reintegro, como contrapropuesta a la reforma que impulsa la oposició, aún en tramitación pero que La Moneda ya impugnó ante el Tribunal Constitucional.

La iniciativa fue visada en el inicio de su trámite con cuatro votos a favor, todos del oficialismo -los RN Rodrigo Galilea y José García y las UDI Jacqueline van Rysselberghe y Ena von Baer-.

Hubo, en tanto, tres senadores en contra, los PPD Ricardo Lagos Weber y Adriana Muñoz y el PS Carlos Montes; y tres que se abstuvieron, el socialista Juan Pablo Letelier y los DC Carolina Goic y Jorge Pizarro.

Como hubo alta abstención en una comisión de 10 integrantes y representó una cantidad que inició en el resultado, la votación debió repetirse. No obstante, el resultado fue el mismo, por lo que se ratificó la aprobación y las abstenciones se sumaron a la mayoría.

Pizarro había adelantado esta mañana en Cooperativa que aunque la oposición no aprobará este proyecto, sí «posibilitará» su tramitación. La razón de fondo, explicó, es que puede servir como una suerte de respaldo en caso de que el Ejecutivo logre alinear a sus senadores en contra de la reforma de oposición: de ocurrir, es probable que sea rechazada, ante lo cual -dijo el senador- se podría avanzar con el texto de La Moneda, pero «sin los requisitos ni condiciones que establece», consigna Cooperativa.

Aquello porque «lo determinante y lo importante es que la gente tenga la tranquilidad de que tendrá la posibilidad de un segundo retiro».

La propuesta del Ejecutivo plantea un retiro de mínimo 35 UF y máximo 100 UF, excluyendo a altas autoridades y a quienes coticen por rentas superiores a 100 UF; además, fija el pago en dos cuotas con distintos plazos: el primero, hasta 60 días hábiles tras la solicitud y el segundo, en 10 días hábiles después del primero. Y establece la devolución obligatoria; puntos que no concitan apoyo en el Congreso.

Esas son las principales diferencias con la reforma transitoria de la oposición, que deja en 150 UF el máximo a retirar, y sin exclusiones, es decir, universal. No establece del pago de impuestos de quienes tengan altas rentas y quieran sacar sus ahorros previsionales, rechazando la intención del Ejecutivo. Asimismo, el pago será en una sola cuota en un plazo de 15 días hábiles.

Para esta tarde, de 14:00 a 16:00 horas, la comisión citó a otra sesión para analizar y votar en particular cada uno de los ocho artículos de la propuesta del Gobierno.

SENADORES EXPLICAN ABSTENCIONES

Las tres abstenciones que ayudaron a visar la idea de legislar fueron de la oposición, quienes explicaron sus razones para no apoyar la iniciativa, pero tampoco truncar su primer trámite.

«Me voy a abstener a la espera del resultado de mañana», cuando se vota la reforma opositora; «no voy a respaldar el proyecto (del Gobierno) con una votación favorable, y reitero que tampoco estoy de acuerdo con el autopréstamo o rebajar el monto» del monto permitido, argumentó la senadora Goic.

Letelier, a su vez, adelantó que votará a favor de la reforma que viene de la Cámara  Baja, pero tiene «serias dudas de que el Tribunal Constitucional vaya a darnos la razón», consigna Cooperativa.

En el mismo sentido habló Pizarro, quien sostuvo que «si mañana no se aprueba la reforma constitucional, vamos a necesitar este proyecto para garantizar el retiro del 10%, porque si no se aprueba la reforma y nosotros rechazamos hoy acá, entonces no hay retiro; es una disyuntiva difícil de entender y de explicar».

DESCARTADO UN «SÚPER MIÉRCOLES»

En los días previos se barajaba la posibilidad de que hubiera un «súper miércoles» del retiro del 10 por ciento en que la Sala del Senado tuviera que analizar el proyecto de ley del Gobierno y la reforma constitucional transitoria de la oposición.

Sin embargo, la presidenta de la Cámara Alta, Adriana Muñoz, lo descartó tras asegurar que sólo pondrá en tabla el retiro propuesto por la oposición para votarlo «hasta su total despacho o hasta cuando más podamos».

Sobre la iniciativa de La Moneda, que la ingresó con discusión inmediata, por lo que debiera ser despachado de esa Cámara en un plazo de seis días, la senadora PPD apuntó que la urgencia puede ser renovada.

Criticó duramente también la decisión del Presidente Sebastián Piñera de llevar la reforma al TC. «No es la primera que el Presidente enfrenta y tensiona las relaciones Gobierno-Parlamento. Ni una sintonía con el drama diario cotidiano, de millones y millones de chilenos que no tienen de qué sobrevivir», acusó.

De todos modos, en la Segpres están haciendo gestiones ante las autoridades de la Cámara Alta para que sí ponga en tabla la iniciativa gubernamental, siempre cuando sea aprobada en las comisiones unidades de Hacienda y Trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *