El Presidente Sebastián Piñera firmó el proyecto de ley para combatir el crimen organizado tras las últimas balaceras registradas esta semana en la comuna de Maipú y que dejaron dos personas fallecidas.

El Mandatario indicó que «la delincuencia ha evolucionado en nuestro país, desde delincuentes normalmente individuales y con poca organización y sofisticación hacia bandas delictuales con altos niveles de organización y planificación, con abundancia de recursos financieros y tecnológicos, con armamento de grueso calibre y alto poder de fuego y con capacidad de causar un grave daño a nuestra sociedad».

Y recalcó que «estamos en un punto de inflexión que nos obliga a actuar ahora y con decisión y urgencia, porque mañana puede ser muy tarde».

Esta iniciativa se da luego de una semana donde se registraron dos balaceras en menos de 24 horas de la comuna de Maipú (en una feria navideña de la Plaza Mayor y en el Parque Tres Poniente) y que dejaron dos personas fallecidas, hechos que se apuntan como ajuste de cuentas entre bandas.

«Vamos a firmar (…) para combatir las bandas delictuales y para combatir el crimen organizado, que va a dotar a nuestras policía, a las Fiscalías y a los Tribunales de Justicia, de nuevos y más poderosos instrumentos para combatir este flagelo», agregó el mandatario y consigna Cooperativa.

PROYECTO

La iniciativa busca dotar de mayores instrumentos a Carabineros y la Policía de Investigaciones (PDI), como también al Ministerio Público y los tribunales de justicia, para así incrementar las penas relacionadas a estos delitos.

También se modifica el delito de asociación ilícita -que está en el Código Penal- y se buscará reemplazar por dos nuevas figuras: la asociación delictiva, que sancionará a quienes formen parte de una organización para cometer delitos simples, con penas de hasta 5 años, y la asociación criminal, que busca sancionar a quienes también forme parte de organizaciones para cometer crímenes, con penas de hasta 10 años.

Para determinar la existencia de estos delitos los tribunales tendrán que evaluar una serie de criterios (como recursos, planificación y tiempo) para formar un juicio y, además, se busca incorporar «técnicas especiales de investigación», como agentes encubiertos, informantes, infiltración de bandas, interferencia de comunicaciones telefónicas, que actualmente necesita autorización de un juez de garantía.

El proyecto busca combatir delitos como el crimen organizado, el narcotráfico, la trata de personas, el lavado de activos y el terrorismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *