El senador Francisco Chahuán manifestó su confianza en que el Gobierno cumpla el compromiso contraído con los representantes de la Comisión de Desarrollo de Isla de Pascua (Codeipa) y envíe al Congreso el proyecto de ley de control migratorio que busca regular los derechos de residencia, permanencia y traslados hacia el territorio insular, entre otras materias.
El parlamentario dijo que los ánimos en la isla “están crispados”, tanto por la demora del Ejecutivo para afinar esa iniciativa, como por la necesidad de agilizar el trámite del Estatuto Especial de Gobierno y Administración para el Territorio de Isla de Pascua, que ingresó a la Cámara de Diputados en 2008 y desde 2010 no tiene movimiento.
El senador dijo que “para abordar este tema se hace necesaria una nueva consulta y trabajo con la ciudadanía, pues ha pasado mucho tiempo, las condiciones han cambiado y es un asunto en cuya discusión deben ser incorporados los habitantes de la Isla”.
Chahuán sostuvo que “el Gobierno no debe olvida que Pascua también es Chile y es fundamental agilizar el proyecto de migraciones, para hacerse cargo de la capacidad de carga de la Isla respecto de su población, lo mismo que agilizar el estatuto especial que Rapa Nui requiere para generar una forma eficiente de gobierno insular.”
Por otra parte, manifestó su confianza en que se materialicen los acuerdos alcanzador respecto de la administración del Parque Nacional Rapa Nui y se permita el libre acceso a las instalaciones, subrayando la importancia que se imponga el diálogo y que el Gobierno dé pronta solución a los temas pendientes.
El concejal Mae Teao explicó que se han generado conflictos por el tema migratorio y la administración del parque de Rapa Nui, pero dado los acuerdos alcanzados expresó que “estamos esperando que el parlamento saque a su gente de los puntos de entrada” al lugar, para despejar los puntos de ingreso y dejar acceso libre a las personas.
En tanto, la consejera regional Tarita Alarcón recordó que “la ley de control migratorio es un anhelo de mi comunicad desde hace mucho tiempo”. Sostuvo que hace muchos años países como Colombia, Brasil y Ecuador entendieron que sus islas merecían una ley que regulara el tránsito y estadía, por la fragilidad ambiental, económica social, a lo que en el caso de Rapa Nui se suma la fragilidad cultural, que nos importa mucho proteger.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *