Esval dio a conocer el balance hídrico actualizado, con los índices de agua caída, acumulación de embalses y nieve en la cordillera. Las escasas lluvias a lo largo de la temporada en la Región de Valparaíso siguen profundizando el déficit que supera el 70% en promedio. Por otro lado, la nieve acumulada en la estación de Portillo arroja una disminución de más del 98%, respecto a un año normal, un dato preocupante de cara a los posibles deshielos en la temporada estival, que permiten recargar los caudales superficiales. 

En relación a la acumulación de agua en los embalses, Los Aromos alcanza prácticamente un 60% de volumen embalsado, estando muy cerca de la meta de 22 millones de metros cúbicos al 20 de noviembre, nivel de seguridad para contar con el respaldo suficiente durante la próxima temporada. 

Sin embargo, la crítica situación de sequía se refleja en el estado del lago Peñuelas, que tiene apenas un 0,4% de su capacidad y se encuentra virtualmente seco. Ante esta situación, el gerente regional de Esval, Alejandro Salas, recordó que “tan importante como nuestro trabajo por seguir entregando el servicio ante esta sequía extrema, es que todos los usuarios y quienes consumimos agua potable lo hagamos en forma racional y eficiente, para seguir disponiendo de este recurso tan esencial para nuestros hogares”. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *