La Brigada de Reciclaje consta de ciudadanos de todas las edades, personas interesadas en cuidar su entorno y que se capacitaron para este momento en especial.

Sin duda, las miles de tonelada de basura que se producen en Valparaíso son un problema. Los ciudadanos se dan cuenta de esto a diario y es por ello que, a través del trabajo mancomunado de diversas juntas vecinales y otras agrupaciones del barrio, se formó la Coordinadora de Organizaciones Sociales y Comunitarias para el Reciclaje, entidad que, si bien aún no cuenta con personalidad jurídica, sí cuenta con la capacidad para erradicar las miles de toneladas de basura que se producen en Valparaíso a diario.
Es por esto que la Coordinadora acudió hasta la Municipalidad de Valparaíso para extender sus servicios a toda la ciudad a través del consistorio, privilegiando, en primera instancia, los eventos masivos. De esta forma, la Coordinadora potenciará el reciclaje de forma directa y, además, con la participación de los mismos ciudadanos.
El alcalde de Valparaíso, Jorge Castro, le manifestó a los encargados del proyecto en continuar con iniciativas de este tipo, apoyándolos en sus fines actuales y a seguir proliferando el cuidado al medioambiente en la ciudad.
“La Coordinadora tiene una cantidad importante de voluntarios, por lo que tenemos la esperanza de hacer modelos de gestión ambiental como en calle Rawson, donde es perfectamente posible crear la conciencia de que podamos ocupar el material que de ahí sale. Hay otros como el poder hacer los modelos de barrio, estamos pensando en Rodelillo, la Planchada, cancha Don Bruno podrían ser buenos lugares para partir para este modelo de barrio”, afirmó.
La iniciativa del proyecto en el Festival de las Artes nace como la campaña “Cultura limpia, fiesta limpia”, con el fin de llevar componentes sociales, educativos y logísticos a los porteños y orientar a los mismos sobre la separación en origen de residuos. En aquella ocasión, se instalaron seis contenedores de basura, separados en vidrio, plástico pet 1, latas de aluminio, tetra pack, papeles y cartones.
Sin duda, lo más duro de la tarea de reciclar es concientizar a los habitantes. La Coordinadora decidió aunar fuerzas con distintas entidades para dar el vamos a esta primera tarea, incluyendo a la ONG Nodo, Junta Vecinal nº 75 y nº 17, Club Deportivo Pajonal, Coaniquem y la Municipalidad de Valparaíso. Dirigentes y profesionales analizaron la situación y decidieron conformar la Brigada para el Reciclaje, es decir, especialistas ciudadanos que aseguraron el reciclaje efectivo.
La Brigada de Reciclaje consta de ciudadanos de todas las edades, personas interesadas en cuidar su entorno y que se capacitaron para este momento en especial. Se les entregó a cada uno de los asistentes información técnica sobre el producto, ya sea su origen y su ciclo de vida; conocimiento que serviría para darle sentido al proceso de reciclaje. Asimismo, las habilidades blandas fueron potenciadas, tanto la motivación como la empatía se desarrollaron para invitar a los transeúntes a hacerse parte del proceso; entrenamiento que luego dio resultado.
“Terminamos con que el tercer día estaban todos informados, nadie se molestaba porque nos acercábamos muchas veces a explicarles lo mismo y, además, veíamos gente que estaba recogiendo latas del suelo, aunque no pasaban de 15 latas cuando habían 3000 personas. Eso es parte de la capacitación, para llegar a este resultado, que la gente se vaya contenta porque no botó en el suelo”, explicó Víctor Bravari, director de la ONG Nodo, entidad fundadora de la Coordinadora.
Así es como el 80% de los residuos fue reciclado, mientras que sólo el 20% restante se fue a vertedero. Asimismo, también existe la constancia de que el 90% de la basura de la ciudad está acumulada en los cerros, por lo que llevar este programa a los sectores altos urbanizados es el objetivo a largo plazo de la organización.
“El problema no es que después se recoja, sino que termina todo junto en el vertedero. Teniendo experiencia exitosa en Chile donde la basura se trata como un recurso y se generan ingresos, creemos que esos modelos se pueden aplicar en la realidad local, en donde puede también transformarse en una solución para aquellos que tienen problemas de empleabilidad. Hay dos problemas cruciales en Valparaíso, la basura y la empleabilidad, pero juntos pueden ser una solución”, aseveró Víctor.
Por tanto, a largo plazo, la Coordinadora se encargará de concientizar a la población a través de capacitaciones y difusión que los haga parte de la Brigada de Reciclaje. Asimismo, llevar el programa del centro a los cerros será un siguiente paso, para erradicar el problema desde el origen. Y, finalmente, establecer puntos limpios alrededor del anfiteatro porteño para eliminar aquella basura de gran tamaño y transformarla en algo útil. Por ejemplo, los muebles.
“Nuestra apuesta es tener un terreno con un punto limpio fijo y recibir materiales reciclados y también gran cantidad de muebles que aparecen en todas las esquinas. Tenemos personas que podrían capacitar a un grupo en tapicería y, así, todo el cuerpo se podría reutilizar y reparar, y así tener buenos muebles para las personas y a muy bajo costo”, declaró Eduardo Hidalgo, coordinador del Club Pajonal y miembro activo de la Coordinadora.
Y continúa, “se está pensando en el reciclaje pero siempre de la mano con la empleabilidad, y así continuar con todos estos oficios que se están perdiendo. Ahora es tan barato comprar un mueble que el tapizador no tiene trabajo, el zapatero tampoco, pero es excelente para coser, entonces metámoslo a esto y tendremos muebles de mejor calidad y más sustentable”.
A través de la formación de alianzas y la vinculación con la comunidad, la Coordinadora se instalará en distintos puntos de Valparaíso, prometiendo un cambio de conciencia y nuevo estilo de vida.
Fuente e imagen: Elmartutino.cl

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *