El ministro de Hacienda, Ignacio Briones, salió a hacer frente a las nuevas y lapidarias proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) para la economía chilena por el impacto de la pandemia del Covid-19, insistiendo en que se vienen meses «muy duros».

El informe de Perspectivas Económicas Mundiales del FMI proyectó un retroceso de 4,5 por ciento de la actividad económica local este año, un escenario aun peor que la prevista por las autoridades nacionales. De hecho, es el doble de pesimista que los expertos consultados por el Banco Central (BC) en la Encuesta de Expectativas Económicas, que pronostican una caída de 2,2 por ciento en 2020.

«Chile va a tener una recesión, se vienen meses muy, muy complicados», dijo el titular de las finanzas públicas en entrevista con CNN Chile, aunque resaltó que en 2021 habrá una pronunciada recuperación de la actividad.

«Hay que tener en cuenta — indicó el ministro — que estas proyecciones que hace el FMI, como todas, se basan en una serie de supuestos respecto de la duración de la pandemia y sus efectos económicos, así como la recuperación que viene después y eso está íntimamente ligado al tipo de políticas y acciones que han tomado los gobiernos».

«Nosotros evidentemente tenemos una visión más cercana en el tipo de medidas que hemos ido tomando, que hemos anunciado y hemos conocido, que tienen como norte principal evitar que el shock transitorio, pero muy potente -no solo en lo sanitario, sino que en lo económico- tenga efectos adversos permanentes en términos de destrucción de empleo, de empresas y de ingresos para las familias chilenas», agregó el jefe de las arcas fiscales.

Preguntado sobre si para los hogares y bolsillos chilenos el 2020 será el peor año desde la crisis de los 80, Briones reconoció que «sin duda, eso es lo que dicen los números, hemos hablado siempre con mucha franqueza, se vienen tiempos difíciles, y por eso todo nuestro accionar y lo que nos quita el sueño, es tomar las medidas necesarias para proteger los ingresos de las familias chilenas».

«Hay una cosa que es positiva y que está en todos los escenarios, en el Banco Central (entre 3,75 y 4,75 por ciento), del nuestro y también en el FMI (5,3 por ciento), es que proyectan una recuperación muy robusta para 2021 incluyendo la de Chile. Y eso está muy ligado a la calidad de las políticas que tomemos hoy día, en las políticas económicas y las sanitarias», destacó.

A nivel regional, el FMI estima que la actividad económica en América Latina y el Caribe se reducirá un 5,2 por ciento este año, por los efectos de la crisis sanitaria mundial que afecta las cadenas de suministro y la demanda interna y externa, entre otros factores, aunque espera que se recupere parcialmente en 2021 y crezca un 3,4 por ciento.

En el reporte, pronosticó que en 2020 la economía de México se contraerá un 6,6 por ciento; la de Brasil un 5,3 por ciento; la de Argentina un 5,7 por ciento y la de Venezuela un 15 por ciento.

La región se verá afectada este año por el «aislamiento, bloqueo y cierres generalizados requeridos para frenar la propagación» del coronavirus, que está provocando un «grave efecto» en la actividad económica de todos los países latinoamericanos y a nivel mundial, según el Fondo.

Los que menos notarán la reducción drástica de la actividad económica en 2020 serán Paraguay, con una retracción del 1 por ciento; Colombia, con un 2,4 por ciento; y Bolivia, que registrará una caída del 2,9 por ciento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *