El ministro de Hacienda, Ignacio Briones, reconoció que el Estado ha sido responsable «en parte» de la informalidad de los trabajadores en el país, condición que impide a muchos acceder a beneficios sociales, pero que también se los permite a otros.

«Todos tenemos que hacer un esfuerzo, y en ese esfuerzo también tiene que estar el Estado, porque es responsable en parte de inducir la informalidad en Chile», apuntó en El Diario de Cooperativa, explicando que esto se debe a la política social implementada actualmente.

«Cuando usted pertenece al 40 por ciento más vulnerable -voy a inventar números- recibe tal o cual subsidio; si usted pertenece al 41 por ciento -es decir, tuvo un peso más de ingreso formal-, lo pierde todo, y todos hemos escuchado que se pide ‘cotíceme por el mínimo porque así no pierdo tal o cual beneficio'», reconoció.

Por eso, manifestó que como Estado «tenemos que girar de una lógica de discontinuidades e impuestos infinitos, de que si usted gana un peso más lo pierde todo», y optar por «ir transformando los programas sociales en transferencias directas que incentiven la formalidad y no lo contrario».

«La informalidad al final del día significa precariedad, falta de seguridad social, dificultad para poder identificar a la persona -dónde vive, con quiénes, cuáles son sus carencias, y es un tema sustantivo para adelante, porque va a aumentar», remarcó Briones.

AUMENTAR BASE DE COTIZANTES

En las primeras horas del descongelamiento de la reforma previsional, el ministro de Hacienda insistió en que «el principal problema de las pensiones no es la tasa de cotización; es importante sin duda aumentarla, pero el problema es la base de cotizantes, que es muy, muy estrecha».

De hecho recordó que según un promedio arrojado por la Comisión Bravo, de 10 trabajadores y trabajadoras, se estima que tres cotizarían ininterrumpidamente, y los otros siete no lo han hecho nunca.

Y para el secretario de Estado, aumentar ese promedio también iría en la línea de incrementar la formalidad, pues «las cotizaciones previsionales en Chile y en cualquier país del mundo son obligatorias, y la única manera de obligar es por la vía de la formalidad. Cuando se da la opción voluntaria, son muy poquitos los que prefieren dedicar plata para su vejez en lugar de gastársela hoy día», consigna Cooperativa.

«Si no somos capaces de aumentar la base de cotizantes, estamos fregados (…) Hay que decirlo con mucha claridad, aunque sea impopular: acá la plata no cae de Marte, la seguridad social en cualquier país del mundo, la plata sale de las personas. Si usted quiere tener beneficios, y quiere que el otro tenga beneficios de manera solidaria, cada uno tiene que aportar lo que corresponda», enfatizó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *