La ministra del Trabajo, María José Zaldívar, negóque el contraproyecto de retiro del 10 por ciento propuesto por el Gobierno tenga un carácter de «autopréstamo» para los beneficiarios, pese a que la iniciativa obliga a los afiliados a reponer los recursos sacados de sus cuentas de AFP con un aumento de las futuras cotizaciones, que fijaría la Superintendencia de Pensiones.

El nuevo proyecto propone una extracción de entre 35 y 100 Unidades de Fomento (UF), a diferencia del texto que ya analiza el Senado impulsado desde la oposición, cuyo límite máximo es de 150 UF, que se propone en dos cuotas.

«No tiene una lógica de préstamo, porque no hay intereses y es absolutamente contingente a la situación laboral, es decir, solamente van a estar obligados a reincorporar aquellas personas que tengan una situación laboral que lo permitan», dijo la ministra Zaldívar ante las comisiones unidas de Trabajo y Hacienda del Senado.

Según la secretaria de Estado, el proyecto gubernamental «tampoco se obliga a que se reincorpore todo» el dinero que los beneficiarios retiren, sino que «solamente lo que alcancen (a reponer) antes de la edad de jubilación», consigna Cooperativa.

REPAROS OFICIALISTAS

La nueva iniciativa ingresó hoy por el Senado, que actualmente revisa el proyecto de segundo retiro en su etapa final; y además, está con discusión inmediata, lo que significa que debe ser tramitada íntegramente en la Cámara Alta en los próximos seis días. De hecho, es analiza hoy por las comisiones unidas de Hacienda y Trabajo.

Mediante este accionar, el Ejecutivo pretende que no solo se vea en paralelo a la iniciativa de la diputada Pamela Jiles (PH), sino que tratar de convencer en los próximos días a algunos parlamentarios oficialistas de que no apoyen el proyecto que impulsó la oposición.

De los cinco senadores de derecha comprometidos hasta ahora, ya matiza su postura el UDI José Durana, quien admite que «este proyecto de verdad llega a las necesidades de la gente», al tiempo que señaló que «estoy solicitando que no puede ser por la vía de un autopréstamo».

«El otro proyecto sí o sí va a tener reserva de constitucionalidad, y va a ir al Tribunal Constitucional; por lo tanto, si el objetivo de verdad es ayudar a la gente, creo que todo el Senado debiese aprobar el proyecto presentado por el Gobierno», aseveró.

Coincidió con Durana su correligionario Iván Moreira, quien fue menos entusiasta adelantando solo que «votaré en conciencia», y que «espero que para tomar la decisión correcta el proyecto se corrija, aumentándose a 150 UF el retiro, y que sea sin reintegro».

De la forma se manifestó el también UDI David Sandoval, quien pidió corregir la devolución que establece el proyecto del Ejecutivo, y cambiar el plazo para la primera cuota del eventual retiro, que lo fija en 60 días.

Por su parte, el senador RN Manuel José Ossandón negó, por ahora, cambiar el voto comprometido a la oposición, que necesita el respaldo de al menos tres oficialistas. «No estoy dispuesto a apoyar» la iniciativa del Gobierno, «porque hay que meterle tijeras» y, en su opinión, tiene «letra chica». Pero si se quita ello, «estoy dispuesto a conversar», apuntó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *