La ministra de la Corte Suprema y encargada de asuntos de Familia, Rosa María Maggi, encabezó en la V Región la ceremonia del primer aniversario del Centro de Cumplimiento de Medidas de Protección de esta jurisdicción.

Estas unidades pilotos fueron creadas en Valparaíso, Antofagasta y Concepción ante la necesidad imperiosa de establecer un control certero de las medidas de protección que decretan los Juzgados de Familia para superar la situación de vulneración de derechos detectadas respecto de los niños, niñas y adolescentes.
En la actividad -realizada en la Corte de Apelaciones de Valparaíso, a la cual asistió el presidente del tribunal de alzada, Raúl Mera;  los ministros porteños encargados de temas de Familia Max Cancino Cancino y María del Rosario Lavín Valdés, entre otros – la ministra de la Corte Suprema explicó que estas unidades, las cuales ahora pasarán a llamarse “Centros de Observación y Control de Cumplimiento de Medidas de Protección”, se crearon 9 de octubre de 2014 y su funcionamiento se inició a mediados del 2015 en las tres ciudades piloto, con un universo de 37 juzgados, de ellos 19 especializados y 18 mixtos.
“Habiéndose visualizado la carga de trabajo que demanda una medida de protección en su etapa de cumplimiento, el departamento de Desarrollo Institucional de la Corporación Administrativa del Poder Judicial, durante el segundo semestre del año 2014, ejecutó el proyecto que establece la creación y puesta en marcha de los tres pilotos en las jurisdicciones antes mencionadas, cuyo principal objetivo es servir de apoyo a los Juzgados de Familia y Mixtos con competencia en la temática, respecto del cumplimiento de las medidas de protección decretadas, realizando gestión de enlace con toda la red auxiliar, a fin de asegurar la adecuada y oportuna ejecución del mandato determinado en la sentencia”, dijo la autoridad.
La ministra de la Corte Suprema, Rosa María Maggi, manifestó que los avances obtenidos con el programa son de carácter funcional “la posibilidad que el juez sepa cuál es la situación de cada niño que tiene sujeto a medida de protección. Sabe ahora cuánto tiempo demora que un niño pueda ingresar a un centro residencial o a una familia de acogida, cuánto es el tiempo de espera, cuánto demora tener una entrevista con el psicólogo cuando lo necesita, es muy valioso porque el juez puede hacer valer sus atribuciones y exigir a la autoridad el cumplimiento lo que se ha decretado en el juicio”.
En tanto, la ministra integrante de la comisión de familia del tribunal de alzada de Valparaíso, María del Rosario Lavín, precisó que “esto ha sido un proyecto interesantísimo que nace desde el interior del Joder Judicial para visualizar las medidas de protección de niños, niñas y adolescentes que hasta el momento se decretaban por el Tribunal de Familia, pero no se sabía cuál era el resultado: si los niños eran o no intervenidos para hacerles reparaciones. Frente a esta problemática, como no había una solución, el Poder Judicial a través de la Corte Suprema, decide implementar estos Centros de Cumplimiento para hacer un seguimiento de las medidas”.
Raúl Mera, presidente de la Corte de Apelaciones, destaco que “se ha logrado un control mucho mayor respecto a las medidas de protección que se dictan por los jueces, una interrelación con los organismos que deben colaborar con la adjudicatura para estos efectos, con los organismos dependientes del Sename, con los que están a cargo de los tratamientos de los niños, de las medidas, de los programas, de manera que todo eso influye para que tenga mucho más efectividad las resoluciones judiciales que buscan proteger a la infancia, simplemente”.

Sus principales funciones son:
1.- La coordinación con la red proteccional infanto-juvenil (red Sename, red de salud, red educacional, red municipal, particular y otras ) para el cumplimiento de la medida de protección decretada.
2.- Asegurar la oportuna llegada de los informes diagnósticos de intervención y de estados de avance para que los juzgados cuenten con la información sobrecumplimiento, logro de objetivos, retrocesos en los resultados de la medida aplicada y los pasos para la superación de la vulnerabilidad detectada.
3.- Lograr la visibilización de todo niño, niña y adolescente vulnerado en sus derechos que sea sujeto de protección, en la tramitación de las causas, resolviendo toda problemática técnica que impida su adecuado registro.
Positivos resultados
Según las cifras entregadas en la ceremonia, los centros lograron identificar un total de 20.114 registros de resoluciones sobre niños, niñas y adolescentes en el período de vigencia de los centros. De estos, 11 715 están activos en el sistema y 8398 ya fueron egresados de las medidas de protección.
Del total de medidas de protección vigentes, 562 están en tramitación, 3371 están en espera de derivación, 7782 cumpliendo la resolución del tribunal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *