“Hay gente que sigue realizando fiestas clandestinas”. Con esta frase, y con un tono visiblimente molesto, el ministro de Salud, Enrique Paris, comenzó el balance de la situación del coronavirus en el país. ”Hay gente que sigue participando en carretes sin ninguna protección, sin ninguna mascarilla, con una cantidad de personas por metro cuadrado enormemente alta y obviamente sin ningún distanciamiento social”, continuó la autoridad, sin precisar a qué evento se refería en particular.

“Esto es un atentado a la salud pública del país, un atentado a la salud de nuestros adultos mayores y de todas aquellas personas que tienen enfermedades crónicas y que si se contagian con el coronavirus pueden llegar incluso a fallecer”, dijo el secretario de Estado, quien agregó que “estas imágenes que hemos visto hoy en las redes sociales de una fiesta clandestina o de varias fiestas clandestinas y carretes no son tolerables para la autoridad sanitaria”.

Sus dichos fueron emitidos mientras en redes sociales circulaban una serie de videos, pantallazos y audios de whatsapp en que distintas personas entregaban detalles de varias fiestas que se habrían realizado en domicilios particulares del balneario de Cachagua -entre Navidad y Año Nuevo- a las que habrían asistido menores de edad de distintos colegios del sector oriente de Santiago.

En dichos audios se explicaba además que varios de los jóvenes habrían comenzado posteriormente con síntomas de coronavirus y que los pocos centros de salud de la zona se encontraban colpasados, sin capacidad de realizar más exámenes PCR, por lo que algunos de los asistentes a estos eventos habrían optado por retornar a la Región Metropolitana.

En ese contexto, Paris fue consultado por la prensa si con sus dichos estaba o no apuntando a las fiestas que se habrían desarrollado en Cachagua, a lo que el ministro contestó: “Yo me refería a carretes y fiestas clandestinas. Por el momento, no quiero nombrar a ninguna localidad, nos hemos contactado con la autoridad sanitaria, la doctora Paula Daza llamó al alcalde esa comuna, e independiente de la comuna si hay que hacer un sumario sanitario o una denuncia a la justicia se hará y contando con estos medios de prueba (…)”.

El jefe de la cartera de Salud agregó que suponen que se trataba de “una fiesta privada” lo que hacía que fuera “más difícil fiscalizar a no ser que alguien haga la denuncia”, consigna La Tercera.

“Llamamos a los vecinos, a la gente que quiera colaborar a hacer la denuncia, tanto a Carabineros, o al municipio o a la autoridad sanitaria. Las imágenes que hemos visto, como yo dije, son un atentado a la salud pública de la población sobre todo si esas personas que son jóvenes después van a tomar contacto con personas mayores o personas enfermas que puedan producir una enfermedad grave que incluso puede llevarlos a la muerte”, concluyó el ministro.

Durante la jornada, desde el municipio de Zapallar emitió una declaración condenando los hechos y anunciando acciones legales.

“Desde el inicio de la pandemia, el municipio de Zapallar ha trabajado en hacer cumplir el conjunto de medidas preventivas establecidas por la autoridad, por lo cual resulta de total irresponsabilidad realizar actividades no autorizadas que trasgreden los protocolos sanitarios”, se lee en el texto.

En esta línea, la alcaldía anunció que “se tomará las acciones legales respectivas en contra de todos aquellos que resulten responsables -de los hechos denunciados-, a fin de que sean sancionados conforme a lo establecido en la ley. “No dejaremos pasar la indolencia e irresposabilidad, de un grupo de personas que atentan contra nuestra comunidad y sus propias familias, al realizar actividades ilícitas que atentan contra la salud pública”, agrega el texto.

En tanto, el intendente de la Región de Valparaíso, Jorge Martínez, manifestó que “no solo quiero expresar la indignación que como región tenemos por este tipo de fiesta masivas que vulneran todos los principios básicos de solidaridad con el resto de la región y auto cuidado. Jóvenes irresponsables que sin autorización han realizado fiestas sin mascarilla, sin ningún medio de prevención, poniendo en riesgo no solo a su familia si no que a los habitantes de estas comunas y de toda la región”.

Por esta razón, aseguró, “he interpuesto una querella criminal por los delitos que correspondan, por de pronto la violación del artículo 318 del código penal, contra los participantes en estas fiestas, contra eventualmente sus padres por las responsabilidades que le puedan caber y contra los organizadores”.

Además, agregó que Carabineros ya proporcionó a la Intendencia elementos que permiten identificar a personas que participaron en las fiestas y a sus presuntos organizadores, y que la institución ya fue instruida para tomar declaraciones en la zona y efectuar las denuncias ante el Ministerio Público.

“Vamos a dar con todos ellos, los vamos a sancionar”, sostuvo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *