CONAF delimitó cuatro circuitos que en total abarcan 40 kilómetros de extensión, los cuales van desde los 2 hasta los 17 k. La iniciativa busca fomentar la actividad física al interior de las áreas silvestres protegidas de la región.

La Corporación Nacional Forestal (CONAF) inauguró la primera red de ciclorutas familiares inserta en el Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado, con la presencia de autoridades y más de mil amantes del deporte de las dos ruedas, en la Reserva Nacional Lago Peñuelas, entorno natural ubicado en la comuna de Valparaíso.
Para ello, la institución de Gobierno –dependiente del Ministerio de Agricultura- delimitó cuatro circuitos que en total abarcan 40 kilómetros de extensión, los cuales van desde los 2 hasta los 17 k.
Según explicó el director regional de CONAF, Héctor Correa, se trata de “cuatro circuitos que van encadenándose unos con otros, los cuales están señalizados y poseen información del lugar, de las rutas y el nivel de dificultad que éstas tienen; hay para principiantes, personas de la tercera edad , niños y deportistas más avezados, que pueden recorrer 40 kilómetros completos”.
Para el ministro del Medio Ambiente, Pablo Badenier, “es un hito de participación ciudadana que ocupemos y conozcamos mejor nuestras reservas naturales. Y es por eso que hemos conmemorado el 2 de octubre como el Día Nacional del Medio Ambiente, abriendo más de 100 parques y reservas nacionales. De esta manera, invitamos a la ciudadanía para que ocupe estás áreas y las transformen en un panorama familiar. Creemos que es un muy buen espacio para poder llamar a hacer vida sana y deporte, lo que trae como consecuencia importante una mejor calidad de vida y afectar de menor manera al medioambiente”.
Por su parte, el seremi de Agricultura, Ricardo Astorga, comentó que “estamos muy contentos y conformes con esta actividad, que fue un anhelo coordinado con el Ministerio del Medio Ambiente y el Ministerio de Agricultura a través de la CONAF. De esta forma, se pone en valor lo que tenemos como patrimonio y lo abrimos a la ciudadanía, donde además se puede hacer deporte, es decir, se cumple con lo que la gente quiere: un espacio para hacer actividad física, pero también para conocer y conservar la flora y fauna que tenemos”.
El Intendente (s) de la Región de Valparaíso, Omar Jara, manifestó que “queremos invitar a visitar este parque que está prácticamente equidistante de Casablanca, Valparaíso, Viña del Mar, Placilla, Curauma, es decir, son miles de personas las que podrían beneficiarse de esta iniciativa, venir y visitar esta reserva forestal. Tenemos un parque con cientos de hectáreas que se pueden disfrutar todos los fines de semana, no sólo con esta nueva alternativa que son las ciclorutas donde pueden venir los ciclistas a disfrutar de esto, sino que en general a visitar este parque, que es una reserva mundial de la biósfera que conocemos poco”.
Una ruta natural con un escenario único
Los tramos se establecieron en los senderos La Yaca, El Azulillo, La Invernada y Los Lirios, donde los usuarios, junto con ejercitarse y mejorar con ello su salud, podrán disfrutar del hermoso e inigualable espectáculo que brinda la naturaleza, por ejemplo, con la nidificación de la garza cuca, el veloz andar del zorro culpeo o la paz de los bosques esclerófilos.
Lo anterior, bajo la atenta mirada de los guardaparques de la reserva nacional, quienes realizarán una supervisión permanente de los trayectos asignados a los ciclistas. Además, en cada uno de los puntos establecidos, CONAF dispuso letreros de orientación e interpretación ambiental.
Finalmente, el director de CONAF aseveró que “con esta iniciativa, que consideró una inversión de cerca de 10 millones de pesos, proyectamos fomentar la actividad física y la vida sana al interior de esta área silvestre protegida de Valparaíso, que anualmente recibe a más de 30 mil visitantes, principalmente de la región Metropolitana”.
Cabe consignar que la red de ciclorutas familiares, que se traza sobre cortarfuegos y senderos de internación ya existentes, está emplazada en seis mil hectáreas de las 9.260 que posee este entorno natural porteño.
Actualmente, sólo se permite el ingreso en bicicleta al área de concesión turística, que abarca 150 hectáreas de extensión. El resto de la unidad no estaba habilitada, ya que no contaba con una red delimitada y segura de caminos para este tipo de deporte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *