DL_u300444_035--644x483

La Superbowl es el evento deportivo más seguido del mundo, pero no nos engañemos, no es solo un evento deportivo. La Superbowl es mucho más: es un espectáculo que durante más de cuatro horas ha mantenido pegados a la pantalla a más de 165 millones de personas que se estima vieron la final entre los Broncos de Denver y los Carolina Panthers. Muchos de esos millones ni siquiera entendemos bien las normas de la NFL (Liga Nacional de Fútbol -americano-), pero teníamos que ver el ‘show’ en directo.

Teníamos que apostar si el himno que entonó Lady Gaga antes de que comenzara el encuentro duraba más o menos de 2 minutos y 20 segundos (sí, se apuestan a ese tipo de cosas durante la Superbowl, y este año duró 2’21”). Teníamos que ver en el intermedio a Beyoncé haciendo sombra a Coldplay y encontrando en Bruno Mars su ‘partner in crime’ perfecto sobre el escenario. Teníamos que fijarnos en las gradas del Levi’s Stadium de California en busca de qué famosos animaban a unos y a otros. Teníamos que comentar que los zapatos de Lady Gaga llevaban las barras y estrellas de la bandera norteamericana y que el look de Beyoncé estaba inspirado en el icónico estilismo de Michael Jackson en un concierto de 1993.

Lady Gaga Vs. Beyoncé, duelo de estilo en la Superbowl

Lady Gaga fue la encargada de entonar el himno de EE.UU., y para cumplir con este honor, sacó su look más patriótico: un traje de dos botones en lúrex rojo firmado por Gucci, que también creó unos llamativos zapatos inspirados en la bandera americana con plataforma decorada con las características barras y estrellas.

Alessandro Michele, director creativo de Gucci, aseguraba en la cuenta de Instagram de la firma italiana que “cuando Gaga me pidió que creara un look para la Superbowl, me sentí muy honrado, y aposté por el rojo, energía pura para una mujer que iba a actuar en un evento lleno de energía”.

Y si Lady Gaga puso el listón muy alto antes de que comenzara el encuentro, la esperada actuación del intermedio de esta 50ª Edición de la Superbowl superó todas las expectativas. Beyoncé ‘se comió’ a Chris Martin y su banda (Coldplay) sobre el escenario, con ayuda de Bruno Mars, y lo hizo con una actuación brillante y un look que homenajeaba a Michael Jackson, demostrando que si él fue el Rey del Pop… ella tiene bien merecido el apodo de ‘Queen B’.

La cantante se enfundó en un seductor body de cuero con aplicaciones metálicas de inspiración militar creado ‘ad hoc’ por Dsquared2, y que es una reinvención del icónico look que lució Michael Jackson en su show durante la Superbowl de 1993.


Con todo esto distrayendo nuestra atención, ¿qué más da si los Broncos arrollaron a los Panthers? ¿A quién le importa que Peyton Manning jugara su último partido profesional e igualara a su hermano pequeño consiguiendo su segundo título?

Powered by WPeMatico