Los embalses de Chile perdieron 1.545 millones de metros cúbicos (m³) de agua en los últimos diez años, lo que representa 20 por ciento menos de reservas con respecto al año 2009, según datos de la Dirección General de Aguas (DGA).

En noviembre de 2009, dos años después del comienzo de la megasequía que afecta actualmente al país, los embalses acumulaban 7.644 millones de metros cúbicos de agua.

De acuerdo con el último boletín de la DGA, que reproduce el diario El Mercurio, el volumen alcanza hoy 6.099 millones de m³ de agua.

Entre las represas más afectadas están El Yeso, que almacena el agua que se consume en Santiago (que tiene un 64,29 por ciento menos), y Laguna del Maule (-43 por ciento). Esta última junto con Laguna Laja (-30 por ciento) abastecen unas 300 mil hectáreas de riego y sirven a generadoras de energía.

En el caso de otras zonas del país, Punta Arenas pasó de un superávit de 22 por ciento a un déficit de 18 por ciento en la última década. San Felipe, que tuvo un déficit del 11 por ciento, vio agravarse el tema en más de 70 por ciento y hoy es de 83 por ciento, consigna el rotativo.

El director general de Aguas, Óscar Cristi, planteó a El Mercurio que la enorme merma en las lluvias y nevazones hacen dificil recuperar el déficit de agua.

«En septiembre, la DGA proyectó caudales muy bajos para la temporada de riego 2019-20, con déficits de 47 por ciento respecto al histórico y de 17 por ciento respecto a 2018. Pero las mediciones están revelando realidades aún peores. Los ríos entre Coquimbo y O’Higgins son los más afectados», comentó.

Chile enfrenta la peor sequía de su historia, con 119 comunas entre las regiones de Atacama y el Maule en situación de emergencia agrícola y las regiones de Coquimbo y Valparaíso en situación de catástrofe por escasez hídrica.

Según Greenpeace, Chile es el país con la mayor crisis hídrica de todo el hemisferio occidental y el 76 por ciento de su territorio está afectado por la sequía.

A partir del análisis de seis cuencas, la Fundación Chile aseguró en un reciente informe que el 44 por ciento de los problemas hídricos del país tienen su origen en una deficiente gestión del agua, el 17 por ciento en el aumento de la demanda, el 14 por ciento en la contaminación del recurso y el 12 por ciento en la disminución de la oferta, entre otros motivos.

Chile es uno de los países con el mayor nivel de privatización del mundo. Se calcula que hoy en día el 80 por ciento de los recursos hídricos del país están en manos privadas, principalmente de grandes empresas agrícolas, mineras y de energía.

El modelo tiene su origen en la economía neoliberal instaurada durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) y, según los ambientalista, ha agravado la sequía que vive el país como consecuencia del cambio climático.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *