historia.mujer_.sin_.sexo_

Aunque cada vez se habla más de sexo entre amigas, se comentan nuevas experiencias, nuevas formas de disfrutar y hasta copuchan sobre el desempeño sexual de sus parejas, hay algunas cosas que no se atreven a decir ni en la más íntima de las conversaciones, una de ellas qué es lo que hacen mal en la cama.

Aunque pienses que estás haciendo todo bien y que tu insatisfacción es culpa de tu pareja, lo que puede provocar otros problemas como falta de confianza y autoestima, la verdad es que no siempre es tan así la cosa, hay situaciones que definitivamente están matando tu vida sexual.

De acuerdo a la sexóloga y escritora Tracy Cox, según consigna Daily Mail, son cinco las actitudes que realmente pueden ahuyentar a tu pareja y hacer de tu vida sexual un verdadero cubo de hielo. Presta atención y tranquila que todos estos pecados tienen simple arreglo.

1. Ser demasiado quisquillosa bajo las sábanas

Si hay actos que crees que son groseras o asquerosas o que simplemente no corresponden, olvídalo no seas cartucha. Debes ser entusiasta con hagas lo que a él más le gusta y no hacerlo sentir como que le estás haciendo el favor más grande su vida. Disfruta y conversa, no hay límites en el sexo cuando hay confianza.

2. No tener al menos la intención de probar cosas nuevas

Si a él le gustan los disfraces, las aventuras o los lugares exóticos, atrévete. Si quieres que cuides su “enfermedad” con un atuendo de enfermera, pues vístete como la más sexy enfermera de la vida. Nada mata una vida sexual más rápido que una pareja que se niega a salir de su zona de confort. Que no te importe si los otros no lo hacen, mientras ninguno salga dañado emocional o físicamente, tu juega, será emocionante y exitante. No te cierres nunca a probar cosas nuevas.

Si por ningún motivo te atreverías a hacer exactamente lo que el sugiere, al menos dale una vuelta de tuerca, conserva la esencia de lo que desea y busca una manera distinta de hacerlo que no te complique.

“Si cada vez que te pide algo te niegas, sólo quiere decir una cosa y el lo percibirá: ‘tus deseos y necesidades no son importantes para mi en lo absoluto”, aclara Cox.

3. No conocer tu propio cuerpo

Llegar al orgasmo suele ser complicado para ustedes. Mientras los hombres tratan de contenerlo, las mujeres tienen que hacer hasta lo imposible para llegar al máximo placer. De ahí a que explorar tu cuerpo y probar con distintas técnicas sea absolutamente fundamental al momento de tener relaciones con tu pareja.
Si no te conoces, no puedes disfrutar como debieras.
Tocate hasta llegar a puntos que te hagan sentir bien y que puedan ser amigables a la hora de estar con tu hombre. Presta atención cuando tengas sexo, “anota” lo que estás disfrutando y lo que no es tan agradable. También puedes recurrir a amantes anteriores o fantasías hasta que te hagas un mapa claro de su sistema de respuesta sexual.
Si te conoces podrás guiarlo y todo será mejor.

4. No tomar la iniciativa

Si siempre esperas a que él de el primer paso, estas fallando y mal. El poder es atractivo y tener gatillará sensaciones espectaculares en ti.
Si no lo haces usualmente y derepente llegas y le bajas los pantalones, también hará que el se sienta en el paraíso.
Bajarás su guardia y quedarás en control. Él recibirá una llamada que no olvidará en un buen tiempo.
Trata de hacerlo lo más que puedas para no dejar de tener relaciones, ya que el hombre es un animal de costumbre y generarás una rutina más que sana, porque tu cuerpo pedirá su cuota de sexo.

5. Avergonzarse facilmente

Las situaciones vergonzosas son parte de la vida y cómo no, del sexo. No te dejes intimidar si se te escapa un ruido de ruidosa reputación o de pronto te das cuenta que alguien se apareció de la nada y llegó antes a casa cuando tu estás de lo mejor desnuda y disfrutando del amable abrazo de tu Tarzán. Esas instancias harán que se conozcan mejor y luego pasarán al olvido. Simplemente relájate y disfruta muchacha.

Ya lo sabes, si logras evitar estos pecados capitales del sexo, tu relación mejorará y llegarás al éxtasis sin siquiera darte cuenta. Pruébalo.

Powered by WPeMatico