Uno de los efectos colaterales que ha tenido la pandemia en el mundo y también en nuestro país, es que una gran cantidad de personas dejaron de realizarse acciones preventivas en salud, lo que está generando un impacto importante en la pesquisa de enfermedades de alto impacto. Actualmente, es de vital importancia retomar dichas actividades, resguardando la seguridad de los pacientes con todos los protocolos necesarios.

Es así como el Hospital Adriana Cousiño de Quintero reanudó su compromiso con la salud preventiva de sus pacientes a través de la convocatoria a las mujeres a realizarse el PAP, crucial examen ginecológico que permite detectar y tratar a tiempo el cáncer cervicouterino.

En este contexto, el Hospital realizó un operativo para retomar la realización del examen a todas aquellas mujeres pacientes del Consultorio que se encontraban sin PAP vigente, de 25 a 64 años de edad, contando con la concurrencia de 26 usuarias.

Así lo señala la Dra. Daniela Siegmund, Directora del Hospital de Quintero “es muy importante para nuestro equipo de Atención Primaria de Salud el poder realizar una pesquisa oportuna de cáncer cérvico uterino, para posteriormente, realizar la derivación y tratamiento de nuestras usuarias, por ello realizamos este operativo que tuvo bastante éxito y seguiremos realizando nuevas actividades de este tipo. Además, buscamos favorecer la realización del examen destinando un día y horario con mayor facilidad de acceso a nuestras usuarias, de modo que no perdieran esta oportunidad que puede marcar una gran diferencia a la hora de una pesquisa temprana”

Es por ello que el Hospital de Quintero a través de su equipo de Atención Primaria hicieron un llamado a sus usuarias a estar atentas a las próximas convocatorias y a mantener sus controles ginecológicos al día para prevenir la ocurrencia de cáncer cérvico uterino, entre otras patologías del área ginecológica.

Importancia de realizarse el PAP

El cáncer cérvico uterino es una alteración celular que se desarrolla en el tejido o epitelio del cuello del útero y que se manifiesta a través de lesiones precursoras, habitualmente, de lenta y progresiva evolución en el tiempo, éstas se suceden generalmente en etapas, abarcando desde un cáncer in situ, cuando compromete sólo a la superficie epitelial, hasta un cáncer invasor, cuando el compromiso traspasa la membrana basal.  

La citología cervical (PAP o prueba de Papanicolau) se utiliza para la detección precoz del cáncer cervicouterino, y ha permitido una importante reducción del número de muertes resultantes de esta enfermedad.

El desarrollo y la disponibilidad de nuevas herramientas, incluyendo nuevas tecnologías y vacunas profilácticas o preventivas frente al VPH, ofrece oportunidades sin precedentes para lograr la prevención y el control del cáncer cervicouterino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *