Emociones, compañerismo y satisfacción inundaron el cierre del programa que permitió que un centenar de niños aprendiera a nadar durante el primer semestre.

Confirmando la importancia que tiene para los niños y padres de colegios y escuelas vulnerables de Viña del Mar, el cierre del programa “Aprende a Nadar” congregó a cerca de 300 personas, las que verificaron los excelentes resultados que permitieron a los menores disfrutar del agua y el nado competitivo.

Tras un semestre de clases, alumnos de cuarto y quinto básico de colegios vulnerables del sector centro de Viña del Mar y Quilpué participaron del programa “Aprende a Nadar” impulsado por la carrera de Educación Física de la Universidad Andrés Bello de Viña del Mar.
En el cierre, los niños, padres, apoderados y docentes participaron de una mañana de competencias donde impulsados por sus instructores pudieron demostrar lo aprendido en clases. Juan Pablo Zavala, director de la carrera de Educación Física Unab Viña del Mar, explicó que dicha iniciativa centra su importancia en cuatro elementos esenciales. “Se trata de la primera Práctica real de nuestros estudiantes de la Carrera con escolares, viven la experiencia de ser profesores por primera vez. Para los escolares de la Corporación este Proyecto tiene un impacto relevante, la mayoría llega sin saber nadar y al finalizar el Proyecto son capaces de atravesar la piscina sin detenerse. Lo anterior les genera orgullo y lo más importante, seguridad en sí mismos. Para las Escuelas, Profesores y Apoderados, este proyecto se ha convertido en una instancia única y esperada por cada generación. Es decir, anhelan pasar a Quinto básico para poder asistir a nuestra piscina y recibir las clases de nuestros estudiantes. Por último, y muy importante, queremos destacar los lazos afectivos y respetuosos que se generan con todos los actores del proyecto. Los escolares generan una estrecha relación con sus “Profesores”, que se pueden observar en las despedidas cuando el Proyecto finaliza”.
Asimismo, Martín Reyes, docente a cargo del proyecto comentó que “esta iniciativa permite que a través de una necesidad, el saber nadar, nuestros estudiantes se involucren en el rol de profesor, utilizando el deporte como una herramienta muy potente para enseñar.
El objetivo de “Aprende a Nadar” es tratar de que una mayor cantidad de niños y niñas en situación vulnerable pueda desenvolverse en el medio acuático. Esto último con el sello de Nuestra Carrera, la cual busca formar profesores involucrados en el desarrollo físico e integral de los niños y niñas”.

La mejor experiencia

Miguel Agurto, alumno de tercer año de Educación Física Unab, quien participó como instructor de los menores, explicó que “la mayoría de los niños no sabía nadar ni había tenido experiencia con este tipo de actividad, ahora como estudiante esta ha sido mi experiencia más enriquecedora, gracias a este proyecto se reafirma mi vocación, al trabajar con ello uno siempre que aporta a sus vidas, esta es una tremenda posibilidad para los menores y también para sus papás que lso ven desarrollarse en otro ámbito y para nosotros como futuros profesores nos enseña a valorarlos, educarlos y entregarles valores más allá de enseñarles a nadar”.
Para la estudiante Francia Araya, alumna de Quinto básico del colegio Darío Salas de Quilpué esta fue una bonita experiencia. “Aprendía a nadar, antes no sabía y hoy pude competir. En el colegio sabemos que en quinto nos toca participar en la Universidad y esperamos porque nos gusta mucho, es muy entretenido”.
Finalmente, el director de la escuela Pedro Aguirre Cerda de Santa Inés, Felix Labé, precisa que “este semestre trajimos alumnos de cuarto básico y sin duda esta es una gran experiencia que agradecemos ya que les enseña un ejercicio que es muy completo a nuestros niños y donde quisiera destacar que la universidad Andrés Bello se ha portado muy bien tanto este año como el año pasado. A nuestros niños les encanta venir y los papás también valoran esta oportunidad y muchos acompañan a sus niños que vienen con el profesor de educación física. Esta es una oportunidad que nuestros niños no van a tener, ya que el sector centro no tiene acceso a las piscinas municipales de sectores más aledaños, por eso valoramos lo realizado por la UNAB”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *