grasa-localizada

Mitos en torno a las dietas y la mejor forma de perder peso hay por montones. Probablemente muchos tienen su raíz en el desconocimiento del cuerpo y su funcionamiento, particularmente en la manera en que éste quema la grasa. El director y bioquímico de TuFit, Sebastián Salinas, entrega algunos tips referentes al funcionamiento del organismo y que son claves a la hora de querer bajar de peso y sobre todo no caer en el temido efecto rebote.

1.- Sólo después de 12 horas de ayuno se empieza a quemar grasa

Al dejar de comer lo primero que se pierde es el tejido muscular, ya que éste se transforma más fácilmente en glucosa, que baja mucho en caso de hacer ayuno. Es un mito entonces que al dejar de comer empezamos a quemar grasas de inmediato. La grasa se quema con la combinación de dieta y ejercicio sumado a un buen plan de alimentación que proteja la masa muscular.

2.- Cuando se baja de peso, se mantiene la misma cantidad de células de grasas

Los adipocitos son las células dedicadas a acumular grasa, estos son como un globo que se infla a medida que se van llenando de grasa (triglicéridos). Una vez que están llenos, casi a punto de reventar, le piden ayuda a otras células que se transformen y puedan llenarse con más grasa. Esto se repite infinitamente y es lo que hace que una persona suba de peso. Cuando la persona baja de peso, se vacían, pero no disminuye su cantidad, por lo que alguien que fue obeso y bajó de peso, quedó con una mayor cantidad de células grasas, listas para volver a llenarse en caso de tener una mala dieta.

3.- La obesidad es una enfermedad crónica

Al igual que la hipertensión o la diabetes, la obesidad es una enfermedad crónica, para la cual sólo existen tratamientos paliativos. Una vez superado cierto peso, no es posible eliminarla, solo controlarla, ya que los adipocitos ya se multiplicaron y no desaparecerán.

4.- Tenemos un tipo de grasa que quema energía

Existe la grasa blanca, que es la que todos conocemos y sirve para acumular energía y producir hormonas y existe la grasa parda, que tiene como función el quemar calorías y no almacenarlas. La grasa parda quema diez veces más energía que la grasa blanca. El naturópata Miguel Ángel Cárdenas explica que la melatonina (hormona reguladora del sueño) aumenta la actividad de la grasa parda y que por esto el buen dormir es tan importante para conseguir un peso saludable.

Powered by WPeMatico