Woman Applying Sunscreen --- Image by © Royalty-Free/Corbis

Las altas temperaturas no han dado tregua este verano, es por esto que la académica Marina Saavedra, de la Escuela de Enfermería de la U. Católica del Maule, entrega útiles consejos para el cuidado de la piel.

Si hay dos enemigos poderosos en estos días de calor son los rayos ultravioletas que emite el sol, éstos son los UVA y UVB. Ambos, son los causantes de los principales problemas que pueden afectar nuestra piel, incluso pueden provocar cáncer.
La académica de la Escuela de Enfermería de la U. Católica del Maule, Sede Curicó Marina Saavedra explica que “los rayos UVB se incrementan entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde, horario en el cual se recomienda que la gente no se exponga al sol, ni siquiera con protector. Mientras que los UVA son altos durante todo el día, incluso a las 8 de la mañana o a las 6 de la tarde y durante todo el año”.
Sumado a lo anterior, las personas deben saber que la radiación ultravioleta es acumulativa a través de los años, lo que traería una serie de consecuencias nocivas para la salud.
“Esta acumulación causa mutaciones a nivel del ADN de las células de la piel, siendo el primer paso hacia un cáncer. También genera un envejecimiento precoz, colaborando con la aparición precoz de arrugas y manchas”, advierte Saavedra.

Precauciones

Cada año más de 200 personas mueren en Chile producto del cáncer de piel. Por eso es fundamental protegerse y tomar ciertas precauciones.
Para evitar esto, la docente entrega una serie de recomendaciones que son importantes para tener en cuenta:
“Lo primer es el uso de protectores solares de amplio espectro, lo que significa que tienen cobertura para ambos tipos de rayos ultravioleta, aplicar el fotoprotector 30 minutos antes de la exposición solar, tras cada baño y/o cada 2 horas, renovar su aplicación, incluso aunque sea “water resistant”, asegura.
Además, explica que hay que ponerse una buena cantidad de protector, sobre todo en aquellos lugares que siempre son olvidados: orejas, dorso de las manos, dorso de los pies y cuello.
También es importante “utilizar el mismo factor en todo el cuerpo, utilizar el mismo factor a lo largo del tiempo, ya que es habitual que uno comience las vacaciones poniéndose un factor alto y luego va bajando a medida que se va bronceando”.
En el caso de los niños las medidas deben ser aún más extremas.
“Los niños menores de 1 año no deben exponerse al sol, ni siquiera con protección solar. Mientras que los niños mayores de esa edad se recomienda la protección solar con un factor protector igual o superior a 30, para asegurarse la protección más efectiva. Además, de la utilización de trajes de baño que cubran la mayor parte del cuerpo y que tengan protección solar incorporada en la tela.  La ropa de algodón también puede funcionar como una barrera para la radiación UV”, recomienda Saavedra.
Finalmente, para todas las edades se recomienda el uso de sombrero de ala ancha, los anteojos y la ropa larga de tonos oscuros, e idealmente de telas que filtren los rayos UV. En la playa o la piscina prefiera estar bajo la sombra de un árbol o una sombrilla. Y evite exponerse directamente al sol entre las 11 y las 16 horas.

Powered by WPeMatico