La Agrupación de Crianceros de Putaendo en la región de Valparaíso, criticó al Gobierno por declarar zona de catástrofe por la sequía, sin acompañar la medida con recursos para que pueda normalizarse el forraje y el trabajo que realizan.

Incluso, recuerdan que el Instituto de Desarrollo Agropecuario (Indap) repartió 10 sacos de pellet por familia en diciembre de 2019, mucho antes de que comenzara la crisis que los afectó este año, mezclando la sequía y la pandemia.

Según dicen, la lluvia que se hizo presente este invierno fue la única buena noticia. Trajo pasto y ayudó a alimentar al ganado y mantener puestos de trabajo, pero señalan que pese a que las precipitaciones fueron más que otros años, la sequía que lleva cerca de 12 años y el abandono en el que se encuentran terminó por afectar.

Este año lamentaron también la muerte de muchos animales, y la ganadería caprina fue una de las más afectadas. Freddy Moreno, vocero de la agrupación de crianceros de Putaendo señaló que las temperaturas altas ya empezaron a sentirse, y que no cuentan con que el Gobierno los apoye, consigna BioBioChile.

En cuanto al apoyo recibido por la red de crianceros de distintos puntos del país, señalan que son gestiones y conexiones que tenían desde antes del comienzo de la pandemia, y que no se gestaron por caminos institucionales.

Desde la Seremi de Agricultura señalaron que se referirán al tema la próxima semana, en tanto, desde la Gobernación de San Felipe no se obtuvo una respuesta.

La autoridad agregó que no tendrán turismo debido a que el territorio insular está cerrado, incluso puntualizó en que la isla sólo abrirá cuando exista una vacuna que garantice la salud de sus habitantes.

Finalmente, durante el último reporte del Minsal respecto a la situación del covid-19 en el país, Rapa Nui no presentó personas contagiadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *