Con la aparición de róbalos muertos, continúa la indagatoria de una serie de organismos e instituciones para conocer las razones tras la muerte de cientos de pejerreyes en la desembocadura del estero de Casablanca.

La mañana de este miércoles, vecinos del sector alertaron de la aparición de róbalos muertos, peces de mayor tamaño que se suman a la especie endémica y protegida que ya fue encontrada este martes.

El Servicio Nacional de Pesca, realizó una visita en terreno y además de tomar muestras, se llevó róbalos y pejerreyes para indagar las causas de esta muerte masiva.

Desde la Dirección de Medio Ambiente de la Municipalidad de Casablanca, comprometieron que volverán a enviar personal a la zona.

Asimismo, Patricio Marín, director del departamento, señaló que los propios vecinos alertaron de las nuevas apariciones de peces muertos.

José Fliman es uno de ellos. El presidente de la ONG Tunquén Sustentable y habitante del sector, confirmó a Radio Bío Bío la denuncia hecha y el diálogo sostenido con el Servicio Nacional de Pesca en el humedal y Santuario de la naturaleza de Tunquén, apuntando que a simple vista, aumentó la cantidad de peces muertos en comparación a la primera jornada.

Según indicaron desde la casa edilicia, tanto la Brigada de Delitos contra el Medio Ambiente de la PDI como la Armada han visitado el sector, por lo que continuarán las visitas y retiro de muestras, a la espera de conocer las causas de una muerte masiva que sigue aumentando en números.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *