dieta-hombres

Aunque nos cueste trabajo creerlo, llevar una vida sana durante 24 hrs sí es posible. Una dieta balanceada se puede lograr aún entre comidas. Un poco de planeación y algunos tips básicos pueden hacer nuestras comidas más saludables. Es momento de olvidarnos de los placeres culposos de la tienda de la esquina, esa fast food que sólo nos pone de malas. La clave para una vida saludable, es comer sano.

Snacks saludables
¿Tienes hambre? No sientas culpa, el cuerpo está diseñado para alimentarse cada 4 horas, es normal que quieras comer algo entre comidas. Hacer 5 comidas al día te puede beneficiar más de lo que crees. La mejor forma de no retener las grasas y controlar el apetito es realizando más comidas diarias. Así el organismo trabaja en óptimas condiciones y no tiene que hacer reservas. Lleva un snack o refrigerio ligero al trabajo, para cuando tengas hambre y todavía no sea hora para salir a comer. Esto ayudará a que no te atragantes en tu hora de comida.
Snacks saludables

De acuerdo a investigaciones de la Universidad de Sídney, se ha descubierto que el hambre está más relacionada con el equilibrio de nutrientes en nuestra dieta, que con el número de calorías que consumimos. Aquí un tip para balancear tus tentempiés… Cuando no comemos la suficiente proteína en una colación, terminamos comiendo en exceso hasta cumplir nuestras necesidades de este macronutriente. Los productos como las papitas, refrescos y golosinas, son snacks dañinos ricos en grasas y azúcares, por lo tanto pobres en proteína. La mejor opción para un snack saludable son alimentos frescos y no procesados. Como las frutas, verduras y vegetales, junto con productos de origen animal como la leche, huevos, carne, pollo, pescado, quesos, y yogurt. Sin olvidarnos de las grasas buenas que provienen de fuentes naturales como el aguacate, nueces, almendras, y semillas. Elegir grasas buenas nos ayuda a controlar la insulina en sangre, lo que favorece a la pérdida de grasa.

Snacks saludables

Un tip para hacer un refrigerio rápido para el trabajo, es cocinar algunas cosas en mayor cantidad, así puedes guardar en refractarios algunas porciones y llevártelas a la oficina. La planeación es esencial para mantenerte en forma y sobre todo saludable. Por ejemplo, guarda en tu refrigerador una porción de pechuga de pollo, del tamaño de la mitad de la palma de tu mano, 12 vainas de espárragos cocidos al vapor, y un poco de frutos secos. Al otro día te salvará de comer comida chatarra, además te ayudará a rendir mejor y estar de buen humor.

Otro snack saludable y podríamos decir que un poco adictivo, es ½ manzana y una cucharada de mantequilla de maní natural. Este snack es perfecto para controlar el apetito, la manzana aporta fibra y la mantequilla de maní baja los niveles de insulina. Otra idea de colación aún más fácil de llevar contigo, es un yogurt y unas almendras.

Snacks saludables

Lo sabemos, existen días de mucho ajetreo en el trabajo y por más que seamos organizados, no tenemos tiempo para preparar ningún refrigerio. No desesperes.

Snacks saludables

Otra opción para resistir durante las horas de trabajo son las “barritas”. Lo que hay que saber es que no todas están correctamente balanceadas. La mayoría de las muy sonadas barritas, contienen un alto contenido de azúcar y sodio, con una falta de proteína. Lo que debes saber para elegir una barra de buena calidad es que debe tener entre 15 y 20 gr de proteína, menos de 9 gr de carbohidratos netos, menos de 5 gr de grasa saturada, y estar hechas con suero de leche. Te recomendamos consumirlas con mucho agua.

Si después de leer esto, no logras alejarte de la máquina de dulces, no te sientas culpable. Recuerda que puedes enmendarte en tu siguiente comida y seguir con tu objetivo de vida saludable. Por supuesto, todos tenemos derecho a un gusto de vez en cuando, pero no todos los días. ¡Todo con moderación!

Fuente: Vogue

Powered by WPeMatico