En la escuela Grecia de la ciudad puerto se desarrolló un taller teórico–práctico para que los docentes porteños puedan incorporar la variable del cuidado del entorno a los diferentes ramos que imparten, incluido el inglés.

Con el objetivo de que puedan transmitir el mensaje de la prevención de incendios forestales a través de las diferentes asignaturas que imparten, la Corporación Nacional Forestal (CONAF) capacitó a 24 profesores de establecimientos educacionales de la comuna de Valparaíso, que atienden a más de 700 alumnos de quinto y sexto año de enseñanza básica, en la escuela Grecia de la ciudad puerto.

Lo anterior, en el marco del curso-taller “Educación Ambiental Sistemática para la Prevención de Incendios Forestales”, iniciativa que está certificada por el Centro de Perfeccionamiento e Investigaciones Pedagógicas de Santiago (CPEIP), organismo dependiente del Ministerio de Educación que diseña, implementa y evalúa la política nacional de desarrollo profesional de docentes, equipos directivos y asistentes de la educación.

En la ocasión, además, los profesionales de la educación recibieron el texto “Programa Transversal y Diseño Curricular”, el cual es una guía para que puedan integrar con facilidad la variable del cuidado del entorno a los diferentes ramos que desarrollan, incluido el inglés.

Al respecto, el jefe nacional del Departamento de Prevención de Incendios Forestales de CONAF, Herbert Haltenhoff, explicó que “hemos establecido un proyecto de educación ambiental-forestal dirigido especialmente a aquellos profesores de las comunas más críticas del país (en materia de siniestros), entre ellas, como sabemos, está Valparaíso. Por eso nosotros queremos hacer una alianza estratégica con estos docentes, y a través de ellos seguir impartiendo enseñanzas y conocimientos”.

“Logramos que estos talleres fueran certificados por el Ministerio de Educación, lo cual significa que el profesor que asiste recibe un comprobante, hay un seguimiento de la actividad y también tiene acceso a mejores remuneraciones”, agregó.

Consultado respecto a las razones de la Corporación para enfocar la mencionada actividad en docentes de la educación básica, particularmente de quinto y sexto año, Haltenhoof manifestó que en esta etapa los menores “están más receptivos al conocimiento, hay un cambio hormonal y conductual”. No obstante, recalcó que “lo ideal es expandirlo a todos, desde primero básico a la universidad”.

Por su parte, el profesor y coordinador de convivencia escolar del colegio Leonardo Murialdo, Miguel Romero, sobre la instancia teórico-práctica, aseveró que “contribuye a la generación de una cultura preventiva. Los niños llegan a sus casas, conversan los temas, y de alguna manera van creando conciencia a nivel de familias y poblaciones”.

“Me parece importante la certificación por lo que puede proyectar, pero nos interesa mucho más el aspecto educativo, formativo, que podemos aportar a la creación de una gran conciencia del autocuidado”, añadió.

Cabe consignar que el taller “Educación Ambiental Sistemática para la Prevención de Incendios Forestales” está dirigido, principalmente, a profesores que ejercen la docencia en sectores de interfase urbano-rural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *