Tras poco más de doce horas de sesión el Senado determinó rechazar la acusación constitucional en contra del ex ministro del Interior, Víctor Pérez. Con esto se libró de quedar inhabilitado por los próximos cinco años de ejercer cargos públicos incluidos los de elección popular.

Así y pese al amplio respaldo que tuvo en la Cámara, en donde la oposición se alineó tras el libelo que impulsó la Democracia Cristiana, no ocurrió lo mismo en la Cámara Alta, en donde incluso senadores de la falange se desmarcaron: Jorge Pizarro y Francisco Huenchumilla que lo rechazaron. A ellos se sumó el PPD, Felipe Harboe que también votó en contra.

Mientras que de esta última colectividad Jorge Soria y Guido Girardi se abstuvieron y lo mismo hizo Jaime Quintana en los capítulos dos y tres, aprobando solo el primero. Mientras que R Por otro lado, la falangista Carolina Goic se abstuvo en las tres votaciones. Por otro lado, el senador José Miguel Insulza (PS) fue el único del Partido Socialista que rechazó el último capítulo, aunque respaldó los dos primeros. Asimismo Ricardo Lagos Weber (PPD) rechazó la última de las imputaciones.

Bastaba que solo uno de los tres capítulos contara con 22 votos a favor para que el ex ministro se considerara como acusado, sin embargo, ninguno alcanzó el quórum. El primer capítulo llamado «Haber dejado de ejecutar las leyes en materias relativas al orden público», contó con 17 votos a favor, 22 en contra y 3 abstenciones.

El segundo capítulo, «haber infringido la Constitución o las leyes, vulnerando el derecho fundamental de igualdad ante la ley», tuvo 15 respaldos, 23 de rechazo y cuatro abstenciones. Por último, en el que se le imputó «haber dejado de ejecutar las leyes, al no ejercer el control jerárquico correspondiente sobre los órganos sometidos a su dependencia», alcanzó 14 respaldos, 24 en la negativa y 4 abstenciones.

Los argumentos de los senadores

El resultado se vaticinó casi dos horas antes de que se pusieran en votación los capítulos, con la exposición de los argumentos que otorgaron algunos senadores de oposición que se dividieron ante la postura del resto de sus comités.

«Si aprobara este libelo podría ser más popular u obtener aprobación en las redes, pero no estoy disponible para dejarme llevar por laxos llamados de unidad cuando no se pregunta la opinión al momento de iniciar esas acusaciones», dijo Harboe. Y luego se sumó Huenchumilla quien indicó que «tengo la independencia de juicio para ser claro y franco en esta materia (…) No comparto la tesis de los acusadores (…) Con qué moral podría yo sentar en el banquillo de los acusados a Víctor Pérez».

Más tarde se sumaron los otros senadores de centroizquierda que no se plegaron a la mayoría opositora y consideraron que el libelo no tenía el suficiente fundamento como para sancionar al también ex parlamentario de la UDI.

Los acusadores y la defensa

La sesión comenzó pasadas las 9:00 horas con la presentación de los diputados representantes de los acusadores: Loreto Carvajal (PPD), Carmen Hertz (PC) y Marcos Ilabaca (PS). En su intervención en el Hemiciclo ellos defendieron la herramienta de la acusación constitucional y descartaron una «revancha política». Además, junto con explicar los tres capítulos que sustentaron el texto, pidieron a los senadores dejar de lado la «emocionalidad» a la hora de discernir, considerando que Pérez integró el Senado hasta julio pasado antes de asumir en el gabinete.

Por otro lado, en la primera parte de la sesión, el abogado del ex secretario de Estado, Gabriel Zaliasnik aludió a la renuncia al cargo que realizó Pérez inmediatamente después de conocer el resultado de la acusación en la Cámara. «El Senado tiene frente a sí al ciudadano Víctor Pérez, no al ministro ni el senador y esto tienen un elemento constitucional muy importante, pues despojada del aspecto político queda solamente un aspecto constitutivo y por lo mismo el estándar de convicción tiene que ser necesariamente mucho mayor», sostuvo.

También les habló directo el propio imputado, quien recordó que fue parte del Senado durante «14 años, cuatro meses y 17 días». «Durante todo ese tiempo pude aprender también de muchos de ustedes. Escucharlos para mí fue enriquecedor, por lo tanto mi acervo político, cultural está dado por el aporte que muchos de ustedes hicieron en ese tiempo», declaró descartando «absolutamente» los cargos que en la acusación se le imputaban y pidiendo a sus ex colegas rechazar la acción en su contra. Fuente: Emol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *