La Comisión Mixta aprobó finalmente reservar 17 escaños para los pueblos originarios dentro de los 155 cupos de la Convención Constitucional.

Diputados y senadores además votaron por discutir por separado la silla adicional para la comunidad tribal afrodescendiente, tema que mantuvo trabada la discusión durante toda la jornada.

Los 17 escaños se desglosan en siete para el pueblo mapuche, dos para los aymara, y uno para uno de los siguientes: rapa nui, quechua, atacameño, diaguita, colla, kawéskar, yagán y chango.

En específico, el acuerdo se logró en conversaciones privadas -vía Zoom- llevadas a cabo cuando la sesión estuvo suspendida. Al retomarse esta, el senador Francisco Huenchumilla (DC) dio a conocer la propuesta de consenso, que luego fue ratificada por nueve de los integrantes de la comisión, mientras que el diputado Matías Walker, también falangista, se abstuvo.

Walker argumentó que «hay un momento en que hay que tomar decisiones y que uno ve que no puede extremar más las posiciones, porque se puede caer la posibilidad histórica de tener escaños reservados para pueblos originarios».

En ese marco, consideró que «era importante no dar la posibilidad de la votación separada en el caso de los pueblos afrodescendientes, y considerarlos dentro de los 18, porque lo más probable es que (ese punto) se va a rechazar», consigna Cooperativa.

En la propuesta también se ratificó, en materia de inclusión, que cada pacto deberá llevar al menos un 5 por ciento de candidaturas de personas en situación de discapacidad.

Resta que los parlamentarios lleguen a un entendimiento respecto a la redacción de la propuesta y en los criterios que deberá aplicar el Servel para reducir los escaños de los diversos distritos donde están más sobrerrepresentados los pueblos originarios.

EL LENTO PROGRESO DEL DEBATE ANTES DEL ACUERDO

La Comisión Mixta ya había votado una fórmula la madrugada del martes: 18 escaños, nueve supernumerarios y nueve dentro de los 155 convencionales. Sin embargo, en el oficialismo adelantaron su rechazo en los trámites siguientes debido a que la oposición había impuesto su mayoría en esa instancia.

En Chile Vamos insistían en que los escaños reservados debían estar dentro del número de convencionales definidos en la reforma que habilitó el proceso constituyente y que fue aprobado en el Plebiscito.

Tanto oficialismo como oposición han destacado que durante el desarrollo de este extenso debate han ido haciendo concesiones en sus propuestas: Chile Vamos primero hablaba de solo 3 escaños, luego subió a 8, para llegar a los 15 que propone actualmente, siempre dentro de los 155 convencionales.

En la oposición, por su parte, de los 24 puestos supranumerarios que proponía, la semana pasada bajó su aspiración a 20, para finalmente acercarse a los 18, mitad supranumerarios y mitad dentro de los 155, número que fue evacuado por la comisión mixta.

El Gobierno, por su parte, ha optado por no intervenir directamente con propuestas en esta discusión, pero insistiendo en la necesidad de un acuerdo para que no excluir a los pueblos originarios de la Convención, lo que sería un «error histórico».

UN HITO HISTÓRICO

Tras el consenso de esta noche, el ministro de la SegPres, Cristián Monckeberg, realzó la importancia histórica del acuerdo alcanzado por los senadores y los diputados tras maratónicas jornadas de negociación.

«Esto es algo histórico, que va a marcar una diferencia abismante en lo que ha sido nuestra historia política con los pueblos indígenas. Todos hicimos historia», afirmó el secretario de Estado en la sesión.

«Más allá de las disputas, los sinsabores y los trasnoches, valió la pena el resultado que se está arrojando hoy», agregó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *