Sin conocer aún la causa de su muerte, el Servicio Médico Legal (SML) entregará el próximo viernes 23 de abril el cuerpo del pequeño Tomás Bravo Gutiérrez, niño de tres años que desapareció el pasado 17 de febrero y fue encontrado sin vida nueve días después, en el sector rural de Caripilún, comuna de Arauco, Región del Biobío.

Así lo confirmó el abogado Cristian Echaiz, quien representa a Moisés Bravo, padre del menor, al término de una reunión con la Fiscalía Regional en Concepción.

Los padres y sus abogados se reunieron de forma presencial con la fiscal regional del Bíobío, Marcela Cartagena, para conocer avances de la investigación cerca de las 15.00 horas.

«No tenemos causa de muerte ni data de muerte», dijo Echaiz al cierre de la cita, confirmando la entrega de al menos cinco informes «del SML más Labocar» a los correos de los intervinientes durante la jornada.

De acuerdo con Alejandro Espinoza, representante de la Fundación Amparo y Justicia y también del padre de Tomás, la reunión con la fiscal «constó de dos partes: una, en relación a la entrega de peritajes pendientes, que van a ser puestos a disposición de los intervinientes en los próximos minutos, donde hubo una breve reseña de ellos y que, por cierto, están en reserva a personas que no son intervinientes en la causa (…) No hay informe final de autopsia todavía; sólo son los peritajes que estaban pendientes: entomológicos, histológicos, de laboratorios químicos, de humor vítreo y otros exámenes específicos», consigna Cooperativa.

En tanto, sobre las diligencias que se solicitarán, estas se enfocarán en encontrar al grupo de entre cinco a 10 personas que de manera concertada dio una falsa pista de haber encontrado la primera noche de búsqueda al pequeño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *