Derrotar la desigualdad y disminuir las brechas salariales en torno al diálogo, potenciando la negociación colectiva como una herramienta para lograr acuerdos, son parte de las incorporaciones que contempla el proyecto de Reforma Laboral, que actualmente continúa en trámite en el Senado y que, junto a iniciativas para lograr mayor equilibrio en la negociación de los sindicatos de trabajadores ante los directorios de las empresas, añade además, disposiciones para lograr mayor equidad de género al interior del ámbito laboral.

En este sentido, la Seremi del Trabajo y Previsión Social, Karen Medina destacó que “la mirada de género de la Reforma Laboral, significa que estamos cumpliendo con la trabajadora chilena y su igual derecho a recibir el mismo sueldo por igual función que un hombre. Uno de los cambios es entonces, incorporar la revisión del cumplimiento de la Ley 20.348, como también la participación de la mujer en la mesa negociadora, y la inclusión de temáticas que tienen que ver con la inclusión efectiva de la mujer y la empresa, para que participen en el mundo del trabajo”, señaló.

En materia de igualdad de salarios, pese a que esta normativa que data de 2010, determina la igualdad de remuneraciones entre hombres y mujeres ante una misma función, en la práctica, dicha disposición pocas veces se cumple en el ámbito laboral, considerando que un 32,9% de las mujeres en la Región de Valparaíso, reciben menos sueldo que los hombres en igual puesto de trabajo, según las últimas cifras aportadas por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), brecha de desigualdad que se hace aún más latente, considerando que cuatro de cada diez mujeres son jefas de hogar.

Al respecto, la Directora Regional del Servicio Nacional de la Mujer (SERNAM), indicó que la diferencia de hombres y mujeres “no sólo es una necesidad, sino que además es un imperativo moral, sobre todo, viniendo de un país que en donde se ha legislado sobre la materia. Hago un llamado a los empresarios y empresarias a respetar esta disposición legal, para contribuir en la construcción de una sociedad más justa y con igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres”.

Además, la Reforma Laboral contempla la titularidad sindical para quienes negocien directamente con los sindicatos, terminando así con los grupos negociadores, traspasando además, automáticamente los beneficios a los trabajadores sindicalizados y no sindicalizados, en este último caso, previo acuerdo con el empleador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *