Durante el periodo comprendido entre el 24 de diciembre y 20 de enero, 61.690 personas fueron vacunadas contra el coronavirus con las dosis de Pfizer/BioNTech. Del todos ellos, apenas 847 inoculados reportaron efectos secundarios, lo que representa un 1,4% del total.

Así lo consigna un informe estadístico del Instituto de Salud Pública (ISP), que también aclara que estas respuestas son denominadas oficialmente como Eventos Supuestamente Asociados a la Vacunación o Inmunización (Esavi), ya que son investigados para determinar si existe o no una relación entre la inoculación y la dolencia.

Según la entidad, el dolor en la zona de inyección, cefalea, fiebre, dolor muscular y malestar general han sido los malestares que con mayor frecuencia se reportaron al Centro Nacional de Farmacovigilancia, órgano cuya misión es monitorear la seguridad de los productos farmacéuticos.

14 vacunados con reacciones adversas graves

El informe del ISP también indica que de las 847 personas que reportaron dolencias tras recibir la dosis de Pfizer/BioNTech, hubo 14 que fueron catalogadas con reacciones adversas graves: «Se considera que un Esavi es serio cuando pone en peligro la vida o es mortal, provoca incapacidad o invalidez grave o causa o prolonga la hospitalización (…) Es importante mencionar que no se han reportado casos fatales asociados a esta vacuna», señala el documento y consigna Meganoticias.

Al respecto, el infectólogo Ignacio Silva asegura que «la mayoría de las veces los eventos secundarios graves son causados por eventos propios de la comorbilidad de las personas o del envejecimiento».

«Resultados son alentadores»

Para el doctor Juan Roldán, jefe (s) de la Agencia Nacional de Medicamentos, «los resultados hasta el momento son bien alentadores, en el sentido de que queda en evidencia que la proporción de personas que sufren alguna molestia que se puede atribuir a esta vacuna es bastante baja y la gran mayoría de estas molestias son de baja intensidad y pasajeras. Están dentrode lo que más o menos se sabía que podía causar esta vacuna».

«La mayoría de las reacciones secundarias a las vacunas se producen entre los dos y tres primeros días posteriores a la inoculación. Estos evento son autolimitados, se pasan solos o con la ayuda de analgésicos y antiinflamatorios en el caso de dolor o fiebre», agrega el infectólogo Silva a LUN.

«Todas las inyecciones intramusculares de vacunas o fármacos tienen asociadas molestias secundarias a la administración. Estas son frecuentes, esperables y es importante que las personas tengan claro que son, en su gran mayoría, eventos muy leves y que no significan ningún riesgo para las personas que se vacunen», complementa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *